Macrogranjas: consecuencias ambientales

Macrogranjas: consecuencias ambientales

EFE Madrid

Las polémicas críticas del ministro de Consumo, Alberto Garzón, a las llamadas "macrogranjas" han suscitado un debate sobre el impacto de estas explotaciones de ganadería intensiva en el medio ambiente, el bienestar animal y la calidad de la carne.

En una entrevista concedida a The Guardian, Garzón acusó a la ganadería industrial de producir "carne de calidad inferior", con "maltrato animal" e "importantes impactos medioambientales". Esta afirmación hizo que este tipo de ganadería fuera sospechosa en la sociedad española y provocó una fuerte reacción en este sector productivo y en la política.

¿Qué es la macrogranja?

Macrogranjas: consecuencias ambientales

Aunque el término "macrogranja" no aparece en ninguna legislación ni tiene definición oficial, las organizaciones ecologistas lo utilizan para referirse a las instalaciones ganaderas industriales o intensivas en las que se aloja a un gran número de animales en corrales y se les alimenta con piensos para maximizar la producción de carne, leche y huevos al menor coste posible y en el menor tiempo posible.

Además, no existen datos oficiales globales que permitan conocer el número de explotaciones ganaderas de todo tipo en España que mantienen cientos o miles de animales.

Quizás te interesa:Moda circular: la alternativa a la fast fashion que puede...Moda circular: la alternativa a la fast fashion que puede...

Por ejemplo, la ministra de Consumo pone ejemplos de 4.000, 5.000 y 10.000 explotaciones, pero en el sector ganadero sólo destaca con una cifra de cinco dígitos el proyecto de aprovechamiento de 23.520 vacas lecheras en Novierkas, Soria.

El MAFF contabiliza 115 explotaciones con más de 626 vacas lecheras y 3.730 explotaciones con más de 100 vacas lecheras para la cría de terneros, pero no se dispone de datos concretos, ya que las grandes explotaciones están actualmente exentas de notificar las emisiones contaminantes.

Sin embargo, las explotaciones porcinas y avícolas activas están obligadas a hacerlo. Por ejemplo, según el Registro Nacional de Emisiones y Fuentes de Contaminación del Ministerio de Cambio Ecológico, hay más de 2.400 granjas de engorde de cerdos de 30 kg y 550 granjas avícolas con más de 40.000 aves.

¿Qué impacto tiene esto en el medio ambiente?

Según los últimos datos de la FAO, España es el país de la UE que más carne suministra a sus ciudadanos, con 98,79 kilogramos per cápita al año.

Y al menos en el sector porcino, el número de pequeños ganaderos en España ha disminuido significativamente en los últimos 13 años y ha aumentado el número de grandes ganaderos.

Quizás te interesa:Nueva ley contra el desperdicio alimentarioNueva ley contra el desperdicio alimentario

Según el Ministerio de Agricultura, el número de pequeñas explotaciones porcinas ha disminuido un 30% en la última década, mientras que el de grandes ha aumentado un 3%.

Y qué decir del impacto medioambiental: En 2020, la agricultura y la ganadería representaron el 14,1% de las emisiones de gases de efecto invernadero de España, la tercera más alta después del transporte (27,7%) y la industria (21,4%).

Según explica el informe de Transsion Ecologica, "las actividades agrícolas y ganaderas han provocado un aumento de estas emisiones del 1,2% anual, debido al incremento de la producción ganadera, que supone el 64,8% de las emisiones del sector", principalmente por la gestión del estiércol.

Según la Directiva europea sobre nitratos, el 38% de las emisiones de metano y el 24% de las de óxido nitroso en España proceden de la cría intensiva de aves de corral y cerdos, y estos dos gases de efecto invernadero tienen un potencial de calentamiento global 21 y 310 veces superior al del CO2, respectivamente. El metano fue también el segundo gas más importante en las emisiones totales de España en 2020, con un 14,3%.

España utiliza un registro nacional en el que figuran más de 3.700 grandes explotaciones que declaran sus emisiones para controlar el impacto ambiental de la producción ganadera.

  • Alberto Garzón.
  • Alfonso Fernández Manueco.
  • Carne
  • Consumidores

En una entrevista concedida al diario The Guardian el 26 de diciembre, el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, afirmó que "la llamada macroagricultura no es sostenible". Encuentran un pueblo en España con poca población y meten allí 4.000, 5.000 o 10.000 reses. Contaminan el suelo y el agua, y luego exportan carne de baja calidad procedente de animales maltratados. Contrastó este modelo con la ganadería industrial, que describió como "abiertamente sostenible". Estas declaraciones fueron polémicas, ya que varios medios de comunicación informaron de que el ministro había afirmado que "España exporta carne de calidad inferior procedente de animales maltratados".

El líder de la oposición, Pablo Casado, pidió "responsabilidades y rectificación inmediata" en su cuenta de Twitter. Alfonso Fernández Manueco, presidente de la Diputación de Castilla y León, también dijo que el Gobierno estaba atacando "una vez más" a los ganaderos.

Por su parte, Ciudadanos anunció que presentará una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados para reprobar a Garzón por sus declaraciones.

El propio Ministro de Consumo rechaza estas acusaciones, afirmando que Manuco "se basa en mentiras y en la manipulación de los grupos de presión". Lo que dijo "en la entrevista sobre la ganadería en Castilla y León" es "¡una valoración legítima de la ganadería industrial!", se defiende. También se publica la entrevista completa, con contenido adicional añadido a las respuestas abreviadas de The Guardian. En él, el ministro afirma que la macroagricultura no es sostenible "en ningún momento". Enumera las condiciones en que se encuentran estas explotaciones: "mala calidad de la carne, crueldad animal e importantes repercusiones medioambientales".

No es la primera vez que el Ministro responsable de Consumo hace declaraciones polémicas y recibe la reacción de la industria cárnica. Anteriormente, en junio de 2021, pidió reducir el consumo de carne para frenar el cambio climático y mejorar la salud.

[Cinco datos sobre el consumo de carne que impulsan el debate].

Esta sección explica qué es la ganadería industrial, qué es la macrogranja y cómo afectan estos métodos al medio ambiente y a la calidad de la carne.

En los últimos diez años ha desaparecido el 30% de los pequeños propietarios y ha aumentado el número de agricultores intensivos y macroagricultores

Macrogranjas: consecuencias ambientales

En España (y en el resto del mundo) existen dos modelos principales de ganadería: intensiva y extensiva. La primera se basa en la cría industrial en grandes instalaciones, y la segunda en la utilización de pastos, determinada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, donde predominan los pequeños ganaderos.

La ganadería industrial se desarrolla sobre una base agraria, en la que los animales se crían en terrenos propios o arrendados y se alimentan de pastos naturales", explica a Newtral.es Eduardo Moyano, catedrático de Sociología Rural del CSIC. "Esta alimentación puede ser a base de hierba o combinada con forrajes", explica.

Las macrogranjas implican la cría intensiva de un gran número de animales y la producción masiva de carne en un espacio reducido. Luis Ferreirim, responsable de campañas agrarias de Greenpeace España, define las macrogranjas como "el mayor ejemplo de ganadería industrial o intensiva".

La ganadería intensiva se lleva a cabo exclusivamente en granjas (en espacios cerrados, abiertos o semiabiertos) sin terrenos agrícolas y utilizando diversos métodos de manejo de los piensos y de cría; según los expertos del CSIC, suele denominarse "ganadería industrial" porque carece de terrenos y sigue la lógica de la producción en masa.

El Presidente Ferreirim dijo de la ganadería industrial: "Busca producir en grandes cantidades, de forma rápida y barata, y sólo puede hacerse a escala industrial. Requiere muchos insumos externos, como soja y maíz para alimentar a los animales, que es una de las principales causas de deforestación para producir piensos, y produce muchas emisiones de gases junto con los propios animales", explicó Ferreirim.

Agricultura industrial y creación de empleo

Moyano cree que el modelo macrogranjero "puede crear empleo en zonas subdesarrolladas e impulsar las economías locales". Es importante que se elabore un informe sobre las repercusiones económicas, sociales y medioambientales pertinentes antes de que se apruebe el establecimiento". La ganadería a gran escala y la ganadería intensiva (minifundios o macrogranjas) pueden coexistir. Necesitamos normas para el establecimiento de macrogranjas", afirma.

Para el experto de Greenpeace Fereirim, sin embargo, la diferencia fundamental es que es territorial. Por un lado, la agricultura industrial está muy mecanizada y requiere muy poca mano de obra, por lo que no crea puestos de trabajo; por otro, cuantos más animales se crían en la agricultura intensiva, menos habitantes hay en un pueblo.

Andoni García, portavoz del Comité Ejecutivo de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), declaró a Newtral.es que "la ganadería y la agricultura familiar desaparecerán si continúa la macroagricultura". .

Uno de los sectores más afectados por esta reestructuración del sector ganadero es el porcino. Mientras que los pequeños ganaderos han desaparecido, el aumento de la producción se ha concentrado en los ganaderos intensivos, que han aumentado en los últimos años, como se explica en el informe del MAFF "El sector de la carne de cerdo en cifras": "En los últimos 13 años, el número total de explotaciones, especialmente las pequeñas, ha disminuido considerablemente".

"El descenso del número de agricultores se limita a los pequeños propietarios, cuyo número ha disminuido drásticamente en la última década, en torno a un 30% en el caso de los minifundistas y un 10% en el de los agricultores del Grupo 1 (minifundistas). Paralelamente, el número de grandes explotaciones ha aumentado considerablemente en este periodo, especialmente las del grupo 3 (gran capacidad), que han aumentado más de un 3% en los últimos diez años", prosigue el documento.

Sin embargo, Sonia Loïc, profesora de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y experta en ganadería extensiva, señala a Newtral.es que "es muy difícil dar una cifra que caracterice el número de animales por unidad de superficie que define las características de la ganadería extensiva". ¿Qué significa ser un ganadero que "sale una hora todos los días"? Bueno, es bastante extensa, pero ¿qué pasa con los ganaderos que sólo salen a pastar tres meses al año? También señaló que "algunas ordenanzas municipales mantienen un límite de 2,4 animales por hectárea, pero en muchas zonas esto se considera sobrecarga".

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Macrogranjas: consecuencias ambientales puedes visitar la categoría Sostenibilidad.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad