Los animales están cambiando su forma para sobrevivir al cambio climático

Los animales están cambiando su forma para sobrevivir al cambio climático

El cambio climático ya está repercutiendo en el organismo de muchos animales, y las aves del Amazonas son la mejor prueba de ello

Los animales están cambiando su forma para sobrevivir al cambio climático

Más allá de los efectos del cambio climático que afectan directamente a la sociedad mundial en términos de producción de alimentos, supervivencia de los cultivos y migraciones humanas forzosas por la subida del nivel del mar, un nuevo estudio examina los cambios morfológicos que están experimentando algunos animales (sobre todo en sus extremidades) para regular mejor su temperatura corporal ante las perspectivas actuales y futuras.

Ya es hora de que reconozcamos que los animales también necesitan adaptarse a estos cambios, pero esto ocurre en un plazo mucho más corto que en el curso de la evolución. El cambio climático que hemos provocado les está sometiendo a una enorme presión. Algunas especies son capaces de adaptarse, otras no", explica Sarah Reading, ornitóloga de la Universidad Deakin de Australia, que realizó uno de los primeros estudios sobre este tema.

Algunos animales de sangre caliente, como aves y mamíferos, están cambiando su morfología con el fin de adaptarse a un entorno cada vez más caluroso y seco.

El primer estudio, publicado en Trends in Ecology and Evolution, mostraba una correlación positiva entre el aumento del tamaño del pico, las patas, la cola y las orejas y el incremento continuado de la temperatura anual y los fenómenos meteorológicos extremos.

Las aves son el grupo que más cambios ha experimentado desde el inicio de la industrialización hasta nuestros días. El ejemplo más representativo es el pico de varios loros australianos, cuyo tamaño ha aumentado entre un 4 y un 10% desde 1871.

Quizás te interesa:Macrogranjas: consecuencias ambientalesMacrogranjas: consecuencias ambientales

Un segundo estudio, realizado por la Universidad Estatal de Luisiana y publicado a mediados de noviembre, examinó los cambios en el tamaño corporal a lo largo de 40 años en una serie de aves de la selva amazónica y llegó a una conclusión similar: las aves son cada vez más pequeñas, pero sus alas son cada vez más largas, en respuesta a las condiciones ambientales y a los retos que plantea el calentamiento acelerado del planeta.

Incluso en medio de la selva amazónica, en las zonas más vírgenes donde no hay contacto directo con los humanos, podemos ver los efectos globales del cambio climático antropogénico", afirma en un comunicado el autor principal, Vitek Jirinec.

El primer estudio citaba también a la musaraña almizclera (Sorex cinereus) y al ratón de campo como ejemplos de mamíferos cuya longitud de patas y cola ha aumentado en el último siglo y medio en relación con la actividad industrial.

La evolución es un proceso biológico que dura miles de años, pero un aumento sostenido de la temperatura ha provocado un cambio tan notable en menos de 150 años. En opinión de Riding, no se trata de una noticia positiva, sino de una señal de que la diversidad se ve acuciada por la emergencia climática.

El "cambio de forma" no significa que los animales estén haciendo frente al cambio climático y que todo vaya bien. Significa que están evolucionando para sobrevivir, pero no sabemos qué otras consecuencias ecológicas tendrá este cambio ni si todas las especies podrán cambiar y sobrevivir.

Quizás te interesa:Moda circular: la alternativa a la fast fashion que puede...Moda circular: la alternativa a la fast fashion que puede...

Lee ahora.

Si no se detiene el cambio climático, la Amazonia y otros lugares punteros del planeta tendrán este aspecto dentro de 2.500 años.

Plan para combatir el cambio climático reintroduciendo el mamut lanudo de la extinción.

En general, el cambio climático altera la disponibilidad de agua y alimentos al aumentar las temperaturas en los ecosistemas y afectar a la distribución de las precipitaciones. Todos los organismos vivos -bacterias, plantas, animales y hongos- deben adaptarse para sobrevivir, y esto ha venido ocurriendo en la Tierra desde que existieron los primeros organismos. En los animales, la adaptación no consiste sólo en un cambio de forma, sino también en un ajuste del comportamiento del animal para hacer frente al cambio.

¿Qué es la adaptación?

Los animales están cambiando su forma para sobrevivir al cambio climático

Se cree que el proceso de adaptación en los animales implica dos fenómenos.

La primera consiste en cambios más o menos lentos en los que el ser vivo adquiere determinadas estructuras que le permiten afrontar eficazmente los problemas. Esto se denomina adaptación evolutiva o, simplemente, evolución. Con el tiempo, los cambios resultantes de tales adaptaciones conducen a la aparición de nuevas especies.

Un segundo fenómeno adaptativo son los cambios más rápidos en el comportamiento animal. Factores ambientales (calor, frío, falta de agua, falta de comida...) que afectan al comportamiento de los animales cuando se enfrentan a La forma en que se adapta el comportamiento para hacer frente a estos problemas y sobrevivir es lo que llamamos adaptación del comportamiento en los animales.

El comportamiento animal es la conducta que muestra un animal en respuesta a estímulos de su entorno, como un olor, la visión de un depredador o la falta de alimento. Este comportamiento varía de una especie a otra, de un estímulo a otro y, a veces, incluso de un individuo a otro. Esta característica permite a los animales responder a nuevos estímulos ambientales y adaptarse a los cambios de su entorno.

Podemos decir que hay dos tipos de comportamiento. Los comportamientos innatos son, por ejemplo, beber cuando se tiene sed o comer cuando se tiene hambre. Los comportamientos adquiridos son aquellos en los que el animal aprende y es capaz de adaptarse, por ejemplo, a nuevas o mejores formas de obtener agua o comida.

La adaptación del comportamiento animal como estrategia de supervivencia

Los animales tienen que adaptarse para sobrevivir, y esto ocurre en la Tierra desde el origen de la vida. Esta adaptación suele producirse lenta y gradualmente a lo largo de miles o millones de años y se denomina adaptación evolutiva.

El problema es que los cambios ecológicos se producen con tanta rapidez que a los animales les resulta difícil adaptarse porque ocurren muy deprisa. Esto es exactamente lo que está ocurriendo con el cambio climático.

Por ejemplo, los animales buscan la sombra en verano cuando el sol es fuerte y el sol en invierno cuando hace frío, lo que constituye un ejemplo de adaptación conductual. Los canguros rojos (Macropus rufus) también intentan refrescarse lamiéndose las patas cuando hace calor.

Sin embargo, esta estrategia no es eficaz, especialmente en el caluroso y seco verano australiano. Además, el animal pierde saliva y, por tanto, agua. Por ello, invaden regularmente los jardines de las casas con piscinas, las utilizan para beber y entran en ellas. Los huertos familiares se asocian al agua y a la posibilidad de protección térmica. Lo que antes era un acontecimiento raro o esporádico se ha convertido en rutina para los canguros. El problema es que algunos se ahogan.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los animales están cambiando su forma para sobrevivir al cambio climático puedes visitar la categoría Sostenibilidad.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad