Vipassana, la observación en silencio

Vipassana, la observación en silencio

La meditación Vipassana es una técnica excelente para observar el "yo soy"

Vipassana, la observación en silencio
  • Siéntese en una postura cómoda, como en posición de loto, con las piernas cruzadas o en una silla con respaldo firme, y preste toda su atención al flujo de aire en su interior. Observa cómo entra por las fosas nasales cuando inhalas, cómo fluye por los pulmones y llena todo el cuerpo y cómo vuelve a salir del cuerpo cuando exhalas.  Este proceso no consiste únicamente en prestar atención a la respiración, sino también a todo lo que ocurre en el cuerpo y observar cualquier posible tensión, dolor o molestia de forma imparcial. La actitud de observación es necesaria, pero nunca de juicio. Deja el malestar, el dolor y la ansiedad como están. Observemos y veamos qué hay detrás.
    • Debemos hacer lo mismo con la mente y los pensamientos automáticos. Al principio surgirán como olas incontrolables en el océano de la conciencia, pero no debemos dejarnos llevar. No se trata de luchar contra los pensamientos o de intentar suprimirlos de alguna manera. Es más bien lo contrario: no te aferres, deja que fluya y que pase tu atención. La principal causa de perturbación de la paz mental es la identificación con los pensamientos. Un pensamiento es una disposición repetitiva y automática para dirigir los pensamientos y las palabras que vienen a la mente. Sin embargo, combatir los pensamientos con la fuerza bruta sólo les da más poder. En lugar de reprimirlos, obsérvalos. Como siempre digo, hay que volver al punto de partida y prestar atención a la mente antes de que surjan los pensamientos.
  • Observar sin juzgar. Como se mencionó en la sección anterior, este es el camino hacia la ecuanimidad mental y física, y la meditación Vipassana le concede gran importancia. Observar la respiración puede sacar a la luz tensiones internas, porque cuando la respiración está alterada, es demasiado rápida o pesada, refleja agitación interior. Una vez más, no se trata de controlar la respiración y hacerla "perfecta", ni demasiado rápida ni demasiado lenta. Tampoco se trata de perder la atención juzgando el aliento como "bueno" o "malo". Se trata simplemente de observarlo y manifestarlo. Si la observación es suficiente, la respiración se adaptará a un ritmo suave sin necesidad de movimiento físico consciente.

La base de la meditación Vipassana es la observación imparcial de la respiración y de lo que ocurre en la mente, el cuerpo y la conciencia

Vipassana es un método de meditación enseñado por Buda a sus discípulos hace 2500 años. Te prepara para despertar tu conciencia observándote a ti mismo. En otras palabras, ver las cosas como son sin fingir, aceptar la realidad sin juzgar. La atención plena es una habilidad vital que tiene su origen en el antiguo arte de la meditación.

Vipassana nos enseña a observar los cambios en nuestro cuerpo y nuestra mente, que el sufrimiento no es eterno y que tenemos que desprendernos de nuestro ego. El estado de purificación de la mente que ofrece esta técnica se alcanza a través del conocimiento de la verdad, a través de la propia experiencia.

No es un ritual basado en la fe ciega. Esta meditación ofrece una solución a un problema universal y no requiere afiliación a ninguna religión en particular.

Para aprender la meditación Vipassana, se requiere un retiro de silencio de al menos 10 días. Este tiempo es necesario para limpiar la mente de pensamientos excesivos y destructivos y equilibrarla para que pueda recibir nuevos pensamientos. Estos retiros son gratuitos, sin ánimo de lucro y con el único fin de ayudar a la sociedad, y se sugiere un donativo al final del retiro para aquellos que lo deseen. Mucha gente piensa que es una terapia de relajación o una forma de escapar de los problemas de la vida cotidiana, pero en realidad es más o menos una técnica para deshacernos del sufrimiento que llevamos dentro, ya que gracias a esta práctica somos capaces de afrontar nuestros problemas de una forma tranquila y equilibrada.

Vipassana es una técnica para vivir en paz con uno mismo y con su entorno. Se trata de aprender a vivir sin juzgar los propios sentimientos. Quienes la practican pueden alcanzar un estado mental de armonía y tolerancia hacia su entorno. De este modo, se pueden eliminar las tres causas básicas de la infelicidad humana, tal y como se recoge en el Dharma (las enseñanzas de Buda): Deseo, aversión e ignorancia.

Quizás te interesa:Vive a tu propio ritmo y deja de correr tras los demásVive a tu propio ritmo y deja de correr tras los demás
  • La capacidad de desear nos aleja del presente y nos hace anhelar un futuro que a menudo no llega.
  • El asco nos obliga a mirar a otra parte porque no soportamos la realidad.
  • La ignorancia no es la ausencia de conocimiento, sino la incapacidad de darse cuenta de que todo es impermanente y de que sólo el momento presente trae la felicidad.

¿Cuáles son los fundamentos de la atención plena basada en Vipassana?

Vipassana, la observación en silencio

Los fundamentos de la atención plena surgen directamente de las enseñanzas de la práctica Vipassana.

  • No juzgues. Nos enseña a no juzgarnos a nosotros mismos ni a los demás. Lo ideal sería observar la realidad sin prejuicios. Es hora de dejar de etiquetar lo que nos ocurre como "bueno" o "malo". Si prestamos atención a nuestros pensamientos, podemos ver cuántas decisiones tomamos al día y lo agotadoras que son para nuestra mente. Desarrollamos un profundo respeto por los demás y por el lugar donde viven. La realidad es neutra y sólo tiene el significado que queremos darle. En determinadas situaciones, lo ideal no es preguntarse por qué nos ocurre esto, sino qué podemos aprender de ello.
  • Perseverancia. Todo está destinado a llegar y todo sucede en el momento adecuado. La paciencia surge directamente del "ser" y el "hacer" surge cuando la mente intenta controlar nuestras vidas. El control es un síntoma del miedo y se produce cuando nos sentimos en peligro. La atención plena nos lleva al "ahora" y nos libera del miedo que desencadenan los acontecimientos inesperados.
  • La mente de un principiante. Se refiere a la mentalidad abierta que teníamos de niños, cuando nos maravillábamos de todo lo que nos rodeaba y avanzábamos con entusiasmo y sin juzgar. Cuando pensamos que ya lo hemos aprendido todo, renunciamos al crecimiento interior. Esta actitud nos permite vivir cada momento con más plenitud y entusiasmarnos con la vida. Una mente sana no da por sentada la realidad.
  • Confianza. Para conseguirlo, necesitamos conectar con la parte más sabia de nosotros, la que está dormida y necesita ser despertada. La parte que tiene todas las respuestas. La confianza en nosotros mismos refuerza nuestra confianza en los demás.
  • Sesgo. No insistas en que el trabajo duro es el único camino. Las cosas son mucho más fáciles de lo que imaginamos y hay que eliminar las resistencias. Cuanto más luchamos contra la sombra, más fuerte se hace la sombra. Es necesario arrojar luz sobre esta sombra. No nos esforzamos más de lo necesario sobre el terreno.
  • Aceptación. Aceptar las experiencias que nos trae la vida sin juzgarlas. Esto no significa adoptar una actitud de renuncia, sino aceptar lo que viene sin rechazarlo, para poder vivir la vida con más serenidad interior. La aceptación nos hace sentir que los problemas son menos frecuentes y menos intensos.
  • Dejar ir. El sufrimiento es apego, deja que la vida fluya sin sufrimiento. Es saludable aprender a desprenderse de lo malo y de lo bueno. Tenemos que dejar ser a los demás y no esperar que todo sea como nosotros queremos.
  • Compasión. Al tomar conciencia de nuestro propio sufrimiento y del sufrimiento de los demás, podemos ser amables con nosotros mismos y con los demás. Podemos empatizar con los sentimientos de los demás y estar cerca de ellos, pero no llevar su carga. Nos ayuda a ver las situaciones desde una perspectiva que no deja lugar al juicio, el apego o el rechazo. Cuando somos conscientes de lo que les ocurre a los demás, podemos empatizar con ellos.

¿Cuáles son los beneficios de la atención plena y la meditación Vipassana?

  • Te ayuda a vivir con calma.
  • Ganamos más energía y fuerza para vivir.
  • No sufriremos estrés, depresión ni ansiedad.
  • Tu sistema inmunitario se fortalecerá y serás menos susceptible a las enfermedades.
  • Tendrás más compasión y empatía por ti mismo y por los demás, lo que conducirá a una sociedad más evolucionada.

En resumen, la meditación nos permite "quedarnos quietos" y experimentar de primera mano los beneficios de una vida consciente y saludable. Éste es el objetivo del método Crear Salud, que no sólo le ayudará a empezar a meditar, sino también a aprender a comer bien, a llevar una vida activa y a establecer nuevos hábitos en su vida diaria. Será tu mejor compañero en la meditación. Es un método muy sencillo que abre la puerta al mindfulness y a la psicología positiva para mejorar tu bienestar y, en definitiva, hacerte más feliz.

var googletag = googletag || {}
googletag.cmd = googletag.cmd || [];
var gptAdSlots = [];
googletag.cmd.push(function() {)
gptAdSlots[0] = googletag.defineSlot('/1024259/crearsalud_boton', [[320, 100 ]], 'ad-slot-2').addService(googletag.pubads());
//googletag.pubads().collapseEmptyDivs();
googletag.enableServices(); //googletag.enableServices().
});

Quizás te interesa:Vive más lentamente, te lo vas a agradecerVive más lentamente, te lo vas a agradecer

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Vipassana, la observación en silencio puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad