¿Por qué me llaman egoísta?

¿Por qué me llaman egoísta?

El comportamiento egoísta es una característica muy notable y la encontramos a diario en muchas personas con las que compartimos nuestra vida. Puede que estés con alguien que es egoísta, o que tengas un compañero de trabajo que se comporta de forma egoísta, o que tengas un amigo o familiar que se comporta de esta manera. No es fácil compartir la vida con una persona egoísta.

Para las personas egoístas, sus propias cosas y necesidades son siempre lo primero. Además, el resto no existe en absoluto. Para el egoísta, es prácticamente imposible comprender que hay alguien más necesitado excepto él mismo. Su mirada se fija en sí mismo y todo lo demás se difumina o desaparece.

El diccionario ofrece la siguiente definición clara de egoísmo.

"Egoísmo" se refiere al afecto excesivo que una persona siente por sí misma, que le lleva a dar una consideración indebida a sus propios intereses. Así, a los egoístas no les importan los intereses de los demás y dirigen su comportamiento en función de su propio beneficio absoluto.

Un egoísta es, por tanto, una persona que sólo piensa en sí misma y en la satisfacción de sus propias necesidades. Se dice que las personas egoístas son incapaces de renunciar a nada de sí mismas para tener en cuenta las necesidades de los demás.

Quizás te interesa:¿Por qué no logro lo que quiero? Define bien tus objetivos¿Por qué no logro lo que quiero? Define bien tus objetivos

Todos actuamos egoístamente de vez en cuando. Se vuelve problemático cuando no es posible una actitud altruista y todo comportamiento es egoísta. El altruismo es lo contrario del egoísmo. Según el diccionario, se define como "la tendencia a trabajar desinteresadamente por los intereses de los demás, aun a costa de los propios".

En general, la mayoría de las personas alternan comportamientos altruistas y egoístas. La observación del comportamiento de los niños muestra a menudo que el egoísmo es una etapa normal en el desarrollo de la psique humana.

Por lo general, el comportamiento egoísta aparece en torno al primer año de vida y suele durar hasta los seis años. Sólo a esta edad los niños desarrollan más empatía y son capaces de controlar sus impulsos egoístas. La educación, como todo lo demás, es clave en este proceso de socialización y maduración.

De hecho, todos los días nos encontramos con adultos que se comportan de manera muy infantil y parecen estar estancados en la infancia. El egoísmo excesivo puede ser un signo de inmadurez emocional.

Pero, ¿cuáles son las principales características de las personas egoístas? ¿Y cómo podemos reconocerlos?

Quizás te interesa:¿Por qué soy tan sensible?¿Por qué soy tan sensible?

A continuación se enumeran las características más importantes para que pueda reconocerlas fácilmente.

Egoísta...

  • Siempre persiguen sus propios intereses. Sea cual sea la situación, siempre encuentran la manera de beneficiarse.
  • No les gusta compartir lo que es suyo.
  • Sólo les interesa lo que es importante para ellos.
  • Pasan mucho tiempo hablando de sí mismos.
  • Tienen dificultades para tomar prestadas sus propias cosas. De hecho, intentan no prestar nada.
  • No escuchan a los demás. No les importa lo que les pase a los demás.
  • Cuando hacen algo bueno, siempre intentan sacar beneficio para sí mismos.
  • Se consideran más importantes que los demás.
  • Se sienten el centro del universo y, por tanto, sus necesidades y deseos son los únicos.
  • No se dan cuenta de su propio egoísmo. Son egocéntricos y ni siquiera se dan cuenta de que sus acciones son egoístas.

Diferencia entre autoestima y egoísmo.

Es importante distinguir entre autoestima y egoísmo. No son lo mismo. La autoestima es la valoración que cada persona tiene de sí misma. Es positivo y necesario. La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos y sentimientos sobre uno mismo, su ser y su comportamiento. Una autoestima sana es signo de salud mental y permite una mayor calidad de vida.

El egoísmo, en cambio, significa que uno se sobrevalora a sí mismo y descuida a los demás.

RELACIONADO

¿Por qué me llaman egoísta?

Esta sección explica qué es el egoísmo y cómo se comportan las personas egoístas. También sus enseñanzas morales y filosóficas.

¿Qué es el egoísmo?

Cuando a una persona se la llama egoísta o se la acusa de practicar el egoísmo, suele significar que siempre antepone su bienestar personal y la satisfacción de sus propios deseos al bienestar de los demás y a las necesidades del grupo. Las personas egoístas pueden comportarse de forma mezquina con los demás porque sólo piensan en sí mismas.

Las personas egoístas suelen creerse mucho más importantes de lo que realmente son, o el centro del universo, y piensan que los demás deben estar muy pendientes de ellas y de sus necesidades. Por lo tanto, son incapaces de mostrar altruismo o generosidad, aunque no sea a su costa.

Las personas egoístas se comportan a menudo como niños porque quizá aún no sepan que forman parte de una comunidad más amplia o de un mundo más complejo.

Sin embargo, en muchas otras enseñanzas morales y filosóficas, entre ellas la psicología, el egoísmo es un concepto central. Este es el caso.

  • Egoísmo psicológico. La naturaleza humana es verdaderamente egoísta e incapaz de generosidad y altruismo. Una corriente psicológica sostiene que detrás de tales acciones está el deseo de compensar y sentirse bien con uno mismo.
  • Egoísmo moral o ético. Doctrina filosófica ética con la polémica de que el trabajo de un individuo debe ser principalmente para su propio beneficio y que ayudar a los demás sólo debe ser una opción si supone un beneficio a corto o largo plazo para el individuo. De este modo, el yo se construye a sí mismo y la realidad se ancla en su propio ser.
  • Egoísmo racional. Tesis filosófica según la cual la búsqueda del interés propio es siempre racional y, por tanto, el egoísmo es una obligación normativa. Mientras que el egoísmo psicológico se ocupa de los motivos individuales y el egoísmo moral se centra en la moralidad, el egoísmo racional está obsesionado con la lógica y la capacidad humana de razonar. Las teorías económicas y sociales como el liberalismo y la economía clásica se basan en esta tesis.
  • Anarquismo egoísta. Fundada por el filósofo post-hegeliano Max Stirner, esta corriente de pensamiento anarquista (y por tanto filosófico y político) surgió en el siglo XIX. Según esta tesis, el único límite del individuo es su propio poder, es decir, su capacidad para conseguir realmente lo que desea. Desde esta perspectiva, cualquier religión o ideología es vacía e inválida.

Véase también: anarquía.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué me llaman egoísta? puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad