Los 4 síntomas del perfeccionista

Los 4 síntomas del perfeccionista

Descargar PDF Perfeccionismo y perfeccionismo: Cuando el exceso lleva de la virtud a la patología.

Visión general

Los 4 síntomas del perfeccionista

Hacer lo que hay que hacer, esforzarse por alegrarse de lo que se ha conseguido, deleitar a quienes le rodean, divertirse, utilizar su vida y su trabajo para alcanzar la felicidad y hacer de su viaje biográfico una aventura placentera es lo que siempre persigue, consciente o inconscientemente.

Sin embargo, en este proceso intervienen factores biológicos y psicológicos, actitudes, el entorno educativo y social y la libertad personal que se forma y manifiesta con el tiempo.

El conjunto de estos factores forma un bucle de retroalimentación que enriquece la vida de una persona.

Uno de los cambios o trastornos de personalidad más importantes es el perfeccionismo. También conocido como "síndrome perfeccionista" o "trastorno anárquico de la personalidad".

Quizás te interesa:Los 5 rasgos del hombre Peter PanLos 5 rasgos del hombre Peter Pan

Es natural que el hombre anhele la prosperidad y se acerque a la endimonia, es decir, a la vida buena, al camino perfecto, guiado por la ética, porque es la norma para alcanzar la felicidad.

Perfección significa buen rendimiento teniendo en cuenta la eficacia de "hacerlo bien a un precio". Lo mejor es enemigo de lo bueno, lo bueno es relativo y la perfección es la imbricación de los aspectos técnicos y estéticos, materiales y espirituales de la vida humana.

La perfección es un camino más que una meta. Se trata de saber adónde vamos y acercarnos a ese destino con alegría. Ahí reside la felicidad cuando seguimos los dictados de la ley moral natural, el "libro de texto" que cada uno de nosotros tiene sobre sí mismo.

Introducción

Los 4 síntomas del perfeccionista

La medicina ha avanzado mucho gracias a la difusión de diversas ciencias y tecnologías que han permitido adquirir conocimientos sobre el ser humano, la salud y, paralelamente, las enfermedades.

La enfermedad es en sí misma un mal, un defecto, y nunca algo bueno. La enfermedad debe verse como una oportunidad para lograr la salud del paciente o, como ya se ha mencionado, como una oportunidad para explorar formas de eliminar este daño (mental o físico) con los medios de que dispone la medicina y que la investigación registra con precisión. Sin embargo, hay que dejar claro que lo más importante en la salud y la enfermedad es, en primer lugar, el ser humano (sano o enfermo, perfecto o imperfecto) y, en segundo lugar, la medicina y su funcionamiento. El hombre es, pues, el fin, los medios son la medicina, las demás ciencias y la tecnología aplicada, y no hay lugar para la confusión. El hombre nunca debe ser visto como un medio para un fin. Nunca debe convertirse en una herramienta.

Quizás te interesa:Los 8 pensamientos limitantes que deberías dejar atrás este añoLos 8 pensamientos limitantes que deberías dejar atrás este año

Ahora bien, hay que decir que desde que el hombre nació en este mundo, nació para gozar o disfrutar de todo lo bueno que tiene que ofrecer.... Desde el aire que respiramos hasta los entresijos de nuestras elecciones o el arte que aparece en todas sus formas. Ninguno de nosotros vino al mundo con una "garantía" del 100% (de que no habrá errores ni defectos). Y es aún más importante recordar que la primera persona que debe esforzarse por ser mejor es esa misma persona, a pesar de los muchos medios y herramientas que le proporciona la sociedad en la que nace y crece.

El hombre es por naturaleza perfecto, completo, superable, en sí mismo y por sí mismo. Así tiene la naturaleza misma, con sus límites superior e inferior y sus diversas posibilidades, condiciones, circunstancias y oportunidades.

Estimado colega.

Hoy quiero hablarte de lo importante que es dejar de ser perfeccionista. Porque conozco a muchas personas en mi entorno -alumnos, compañeros, familiares- que están obsesionadas con ser perfectas y que, entre otras cosas, arruinan muchas oportunidades de nuevos éxitos.

Según la RAE, el perfeccionismo es la tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin considerarlo terminado. Entre los sinónimos se incluyen concienzudo, detallista, exigente, meticuloso, meticuloso.... Sí.

¿Es usted perfeccionista? Emol recordó que en diciembre de 2013, el Huffington Post publicó un artículo en el que enumeraba 14 signos característicos de un perfeccionista, que se explican a continuación.

1. siempre estás preparado. Desde pequeños somos alabados o castigados por nuestros mayores en función de nuestros éxitos y logros, así que queremos caerles bien y agradarles.

2. Sienten que nunca son lo suficientemente buenos. Los perfeccionistas sienten que siempre falta algo y que no consiguen lo que quieren porque no existe la perfección.

3. Tiene un alma culpable. Los perfeccionistas no se dejan ver. No muestra su verdadero yo. No muestra su fragilidad y debilidad.

4. Tiene dificultades para abrirse a los demás. Para ser aceptado, evita enfrentarse a los demás con sus inseguridades, miedos y debilidades.

5. te gusta procrastinar. Los perfeccionistas retrasan las decisiones y aplazan el trabajo porque temen equivocarse y fracasar.

6. ser "mediocre" te hace inseguro. Los perfeccionistas quieren ser los mejores y destacar entre la multitud.

7. critica a los demás. Los perfeccionistas se defienden criticando y etiquetando a los demás. Sus exigencias les llevan a no aceptar de los demás lo que ellos mismos no aceptan.

8. Siempre tienen metas altas. Los perfeccionistas sólo se arriesgan cuando creen que van por buen camino, cuando creen que el proyecto tendrá éxito.

9. Llora sobre la leche derramada incluso cuando sabe que no debe hacerlo. Los perfeccionistas no aceptan los errores, y cuando cometen un error, por pequeño que sea, lo consideran un gran error.

10. Sentir placer por los fracasos de los demás. También se consuelan no aceptando los fracasos de los demás, según el lema "La desgracia de muchos es el consuelo de todos".

11. Creen que todo es personal. Los perfeccionistas no se ven a sí mismos como el problema cada vez que ocurre algo.

12.Añoras tus días de colegio. Cuando ibas al colegio, los perfeccionistas se sentían aliviados porque podían saber fácilmente lo bueno que eras en tus estudios por tus notas.

(13) Se ponen a la defensiva cuando se les critica. Los perfeccionistas harán cualquier cosa por proteger su imagen y tienden a defenderse de cualquier crítica, por pequeña que sea.

14. Aunque saben que esforzarse por alcanzar la perfección les perjudicará, creen que es el precio que tienen que pagar por el éxito. Desde niños nos han dicho que "lo caro sale caro". Este es uno de los lemas de los perfeccionistas.

El perfeccionismo puede ser un comportamiento positivo para muchas personas, pero también puede causar graves daños colaterales. Estos son algunos de los efectos nocivos que sufren los perfeccionistas.

Pueden surgir problemas físicos. Un estudio realizado por la Universidad Brock de Ontario examinó la relación entre perfeccionismo y salud física en 492 personas de entre 24 y 35 años y concluyó que los perfeccionistas son más propensos a sentirse enfermos, sufrir alteraciones del sueño, dolor y fatiga en comparación con los no perfeccionistas. También sufren problemas digestivos e intestinales, cefaleas tensionales, migrañas y dermatitis.

Los perfeccionistas tienen baja autoestima y falta de confianza y seguridad en sí mismos.

También tienen miedo a fracasar y siempre tienen que ser perfectos, lo cual es imposible de conseguir todo el tiempo, lo que puede ser muy frustrante y llevarles a la depresión.

Los perfeccionistas quieren controlarlo todo y son obsesivo-compulsivos. Las personas demasiado perfeccionistas pueden desarrollar el temido trastorno obsesivo-compulsivo.

Los perfeccionistas también son pesimistas porque se fijan metas poco realistas y muy altas, y sus exigencias les obligan a trabajar duro para conseguir sus objetivos y les impiden disfrutar de cada momento.

Para conocer más síntomas físicos y mentales, consulte el artículo La paradoja del perfeccionismo.

Thomas Curran nos recuerda que nuestra peligrosa obsesión por el perfeccionismo está empeorando.

Después de lo que acabamos de hablar, ¿qué vas a hacer para acabar con el perfeccionismo? ¿Cuándo empezarás a hacerlo?

Recuerde que siempre estoy disponible si desea hablar sobre su caso.

Milagros García

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los 4 síntomas del perfeccionista puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad