Las ventajas del pesimismo defensivo

Las ventajas del pesimismo defensivo

Existen estrategias que pueden ayudarnos a evitar el sufrimiento ante situaciones que no cumplen nuestras expectativas. Nos salvan de la decepción, la tristeza y la desilusión. El pesimismo defensivo es una de esas estrategias.

En este artículo explicaremos en qué consiste el concepto de pesimismo defensivo. Para que pueda reconocerla, conocer sus ventajas e inconvenientes y, lo más importante, saber si usted mismo la utiliza como defensa.

¿Qué es el pesimismo defensivo?

Las ventajas del pesimismo defensivo

Concepto psicológico que implica una estrategia defensiva o protectora en la que uno se pone en el peor escenario imaginable ante una situación.  De este modo, la persona asume que ya está preparada para afrontar el dolor y los contratiempos esperados cuando el resultado imaginado se haga realidad.

El pesimismo defensivo salva a las personas de la decepción, la ansiedad y la desilusión al suponer que todo saldrá mal. Al suponer lo peor, se ahorran la pena de ver un resultado negativo después de haber supuesto uno positivo.

Para entender mejor este concepto, le pondré un ejemplo. Por ejemplo, supongamos que un atleta se prepara para correr una maratón. Sabe que no es sólo una competición, porque es más compleja y requiere más entrenamiento.

Quizás te interesa:Laura Chica: “’Autoamor’ salió como un grito de libertad...

Empieza bien, pero cuanto más se acerca la fecha límite, más piensa que no puede hacerlo, y efectivamente, lo hace. Llega el último porque entra en pánico y deja de entrenar por miedo. Pero el atleta se dice a sí mismo que ya sabía que esto ocurriría y que no se decepcionará.

Este es un claro ejemplo de pesimismo defensivo. También se utiliza como excusa para abandonar una actividad porque se sabe que no funcionará.

Pesimismo defensivo y profecía autocumplida

El pesimismo defensivo puede considerarse una profecía autocumplida. Pero, ¿qué es una profecía autocumplida? Robert Merton acuñó el término para referirse a las falsas definiciones, predicciones y creencias de una persona que producen acciones y, en consecuencia, hacen cierta la predicción o creencia original.

En otras palabras, te preparaste para la entrevista pero no creías que fueras lo suficientemente bueno como para que te contrataran, y cuando te dijeron que no te contratarían, respondiste: "¡Justo lo que pensaba!" y reaccionaste. Esto es muy similar al pesimismo defensivo, en el que te pones en un escenario menos excitante en previsión dramática de una situación.

Por tanto, es razonable incluir el pesimismo defensivo entre las profecías autocumplidas. Así, en muchos casos, las predicciones se convierten en realidad y pueden evitarse decepciones.

Quizás te interesa:Ley de la Atracción: Qué es, Cómo Hacerla 8 Claves y MétodosLey de la Atracción: Qué es, Cómo Hacerla 8 Claves y Métodos

¿Conoce el concepto de pesimismo defensivo propuesto por Norem y Cantor en la década de 1980? Consiste en estrategias cognitivas que llevan a las personas a desarrollar expectativas negativas sobre el futuro, es decir, a creer que las cosas irán mal, y a "prepararse" para ello.

Aunque esto no suene muy adaptativo, algunos autores consideran que se trata de una actitud eficaz, ya que les permite anticiparse y prepararse para posibles obstáculos. También les permite gestionar la ansiedad que conlleva y utilizarla en su beneficio.

¿Qué es el pesimismo defensivo?

Las ventajas del pesimismo defensivo

El pesimismo defensivo es un tipo de estrategia cognitiva definida por Norem y Kanter y sus seguidores a mediados de los años ochenta. Las personas que utilizan esta estrategia lo hacen para prepararse ante acontecimientos, actuaciones o situaciones que les provocan ansiedad o miedo.

Según Norem y Cantor (1986), el pesimismo defensivo implica establecer bajas expectativas de rendimiento futuro a pesar del éxito pasado. En otras palabras, se tiende a tener pocas expectativas sobre los resultados futuros o a creer que "todo saldrá bien" para evitar la decepción cuando no es así.

Se trata de una especie de preocupación negativa por "prepararse para lo peor" para no sufrir cuando las cosas vayan mal.

Gestión de la ansiedad

Según Fernández y Bermúdez (2001), las personas que utilizan esta estrategia se sienten muy ansiosas antes de abordar una tarea y tienen un menor control percibido. Sin embargo, esta valoración pesimista de la situación no conduce necesariamente a un mal rendimiento, sino más bien a anticipar un mal rendimiento y enfrentarse a una ansiedad inesperada.

De este modo, pueden aumentar su motivación y esfuerzo para evitar resultados indeseables y mantener su ansiedad en un nivel que no interfiera con el rendimiento de la tarea. En otras palabras, el pesimismo defensivo es beneficioso, como se explica a continuación.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las ventajas del pesimismo defensivo puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad