Cómo mejorar la relación con la familia política

Cómo mejorar la relación con la familia política

Las relaciones con la familia política pueden ser difíciles. Así que aquí tienes algunos consejos para tratar con la familia política que deberías conocer antes de casarte.

La familia es uno de los pilares más importantes de nuestras vidas. De adultos, las relaciones familiares pueden profundizarse cuando nos casamos y nos convertimos en pareja. Cuando dos personas se unen, establecen relaciones no sólo entre sí, sino también con sus respectivas familias. Pueden compartir ocasiones especiales y fiestas como las de los suegros, las fiestas de cumpleaños y las cenas de los domingos.

Los estereotipos sobre la familia política (especialmente entre nuera y suegra) varían. Para mejorar tu relación con tus suegros, LSC quiere compartir hoy contigo algunos consejos que seguro te ayudarán a tener una buena relación con tus suegros.

Consejos para tratar con la familia política

Cómo mejorar la relación con la familia política

- Cuando me case, me casaré con todas. El "me caso contigo, no con tu familia" se utiliza a menudo como escudo. Si decides compartir tu vida con alguien, aceptas todos sus defectos, virtudes y familia. Un matrimonio o un compromiso es un paquete.

- Conoce personalmente a la familia de la otra persona antes de darle un anillo o mudarte a la misma casa: Aceptar un compromiso o irse a vivir juntos es inevitablemente un paso hacia una relación con la familia.

Quizás te interesa:Cómo mejorar mi autoestimaCómo mejorar mi autoestima

- No tengas miedo de fijarte en las similitudes y diferencias de tu familia. Sí, se excluyen las comparaciones, pero eso no es una opción.

- Habla con sinceridad y respeto: de tu pareja y de tus padres, y directamente con ellos. Si no te gusta algo de la familia de tu pareja, puedes decírselo. Eso sí, siempre de forma educada.

- Acepta sinceramente y respeta a la familia de tu pareja. Intenta adaptarte al entorno social, ya que tu relación con la familia de la otra persona puede verse afectada. No hay obligación de llevarse bien, pero sí de mantener una relación amistosa y respetuosa.

- La relación entre suegra y nuera puede ser más difícil (esto incluye interferencias en la crianza de los hijos y críticas constantes a la relación entre suegra y marido). Procura no interferir y no invadas el territorio del otro. En sus respectivos lugares.

Siempre es posible llevarse bien con la familia política. Se puede lograr la coexistencia política y la armonía. Algunas esposas reciben apoyo emocional incondicional de su suegra. Sin embargo, la relación debe ser tal que la familia no interfiera en las decisiones y la vida de la pareja. Pon límites, no fuerces las decisiones, sé empático, no competitivo y respetuoso y todo irá sobre ruedas.

Quizás te interesa:Como mejorar mi autoestima en 10 pasosComo mejorar mi autoestima en 10 pasos

En la terapia de pareja, la atención se centra en los problemas maritales relacionados con la familia política. El malestar resultante de la sensación de incomprensión (a menudo provocada por la evasión del verdadero problema) puede desembocar en graves conflictos de comunicación entre la pareja.

Esta semana, el equipo del INSTITUT D'ASSISTENCIA PSICOLOGICA I PSIQUIATRICA MENSALUS ha dado consejos sobre cómo tratar los problemas conyugales relacionados con la familia política.

¿Cómo resolver los problemas matrimoniales con la familia política?

Cómo mejorar la relación con la familia política

En primer lugar, como con todos los problemas, mediante el análisis y la comunicación.

La comunicación y el acuerdo entre los cónyuges son esenciales para organizar la información y hacer frente a la situación. Por lo tanto, las cuestiones que afectan a uno o ambos miembros de la pareja deben estructurarse desde el núcleo, en lugar de debatirse y tratarse por separado.

Por ello, es importante no reaccionar ante estas actitudes, que se adoptan por incomodidad o malestar. El objetivo de la psicoterapia es animar a la pareja a expresar su malestar y encontrar formas de afrontarlo tomando conciencia del problema.

Los problemas más comunes con la familia política

Muchos de los problemas que tienen las parejas con sus suegros surgen como respuesta a la sensación de no ser escuchados o comprendidos. Cuando analizamos estos problemas en terapia de pareja, nos damos cuenta de cuánta información se ha reprimido durante mucho tiempo y de cómo esta información ha encontrado cauces para expresarse en la relación.

Entre los problemas conyugales habituales con la familia política se encuentran la falta de límites que mantengan la intimidad y la dinámica conyugal (por ejemplo, "qué, cuándo y cómo decide tu familia"), y las comparaciones (por ejemplo, "me tratan de forma diferente" o "tu hermano/hermana hace, no hace, puede, etc.").

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo mejorar la relación con la familia política puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad