Cómo desarrollar la inteligencia espiritual

La inteligencia espiritual está en el nivel más alto y nos permite superar el sufrimiento, dar sentido a nuestra vida y aprender de las experiencias positivas y negativas. Ser capaz de conectar con su verdadero yo más allá del ego, vivir contento, amar su situación y cambiarla si es necesario.

La sociedad moderna se basa en la idea de que la felicidad y la alegría dependen de las posesiones que uno tenga. Si, por el contrario, utilizamos las posesiones y las relaciones como criterios de felicidad, sólo podremos experimentar momentos de felicidad efímeros. En este sentido, es evidente que como sociedad hemos alcanzado un nivel de vacío y pobreza espiritual en el que prevalecen antivalores como el egoísmo, la codicia, los celos, la superioridad, la sumisión, la baja autoestima, la infelicidad, la depresión, el suicidio, la agresividad y la violencia.

El desarrollo de la inteligencia espiritual lleva a preguntarse por el sentido y el propósito de la vida y no se limita necesariamente a una creencia o práctica concreta. Todos tenemos la capacidad de vivir plenamente, pero a menudo no sabemos cómo. Una de las muchas formas de mejorar nuestra inteligencia espiritual está relacionada con el tema.

ü Sabemos cuáles son nuestros valores, en qué creemos y qué nos mueve.

ü Aprender a aceptar lo que nos rodea mediante una paz interior adecuada.

Quizás te interesa:Cómo despedirse de un ser querido a distancia y en confin...Cómo despedirse de un ser querido a distancia y en confin...

ü Actuar según principios y extraer consecuencias.

ü Fomentar la compasión y la empatía.

ü Valorar a las personas por lo que son y aceptar que son diferentes.

ü Tienen vocación para algo.

ü Deben atreverse a defender sus creencias y valores.

Quizás te interesa:Cómo estar de buen humorCómo estar de buen humor

ü Sé humilde.

En su teoría de las inteligencias múltiples, el psicólogo Gardner denominó a un tipo de inteligencia "inteligencia existencial o trascendental". Según el investigador, es "la capacidad de situarse frente al universo, pero también frente a los rasgos existenciales de la existencia humana, como el sentido de la vida, el significado de la muerte y el destino final del mundo físico y psíquico, en experiencias tan profundas como el amor a los demás y la inmersión en obras de arte."

En otro nivel, la inteligencia espiritual es la capacidad de responder a las preguntas "¿Quién soy, qué hacemos aquí, para qué estamos aquí, qué queremos?", de encontrar un sentido más profundo a la vida y de permanecer en sintonía con los principios trascendentales. Y la espiritualidad tiene algo que ver con la inteligencia emocional, porque implica el desarrollo de la sensibilidad interpersonal e interior. La atención a los pensamientos y sentimientos subjetivos y el cultivo de la empatía forman parte de la vida espiritual interior.

Puntos clave para el desarrollo de la inteligencia espiritual.

- Silencio: bloquear los ruidos de la vida cotidiana -televisión, radio, música, redes sociales- y entregarnos a la meditación y la contemplación es importante para conectar con una parte de nosotros mismos.

- Meditación Es una de las mejores formas de acercarnos a nuestra espiritualidad y de encontrarnos con nosotros mismos.

- Meditación: una forma de contemplación. Contemplar un paisaje natural, el cielo, una casa, un niño, un río o el mar, etc., ayuda a alcanzar la paz interior.

- Admiración y gratitud: Admira y aprecia cada nuevo día lo que tienes y lo que no tienes. Comienza cada día con una nueva energía interior que fluye de ti.

- REFLEXIÓN: Reflexiona sobre lo aprendido durante un día o una semana para acercarte a trabajar la inteligencia espiritual.

- Arte, movimiento físico, diálogo socrático, disfrute de la música, solidaridad.

La búsqueda del sentido de la vida es la motivación básica y más importante del ser humano. La inteligencia espiritual nos hace humildes, honestos, responsables, compasivos y, sobre todo, libres. Debemos satisfacer nuestras necesidades.

Material de referencia.

Howard Gardner, Reforma de la intergencia: múltiples intergencias en el siglo XXI (Paidós, Barcelona, 2007).

"No me interesa quién eres ni cómo has llegado hasta aquí.  No nos interesa qué estudió, con quién estudió, dónde estudió. Queremos saber qué te mantiene unido cuando todo lo demás se desmorona. Quiero saber si has tocado el núcleo de tu dolor, si te has liberado de la traición en tu vida, o si te has contraído y cerrado por miedo a más dolor. Quiero saber si puedes aceptar tu dolor sin tratar de ocultarlo, amortiguarlo o reconciliarlo con mi dolor o el tuyo. Quiero saber si puedes sentarte conmigo o con tu alegría. Quiero saber si puedes bailar sin inhibiciones, con cuidado, de forma práctica, sin recordar tus límites como ser humano, y si puedes contener el éxtasis en la punta de los dedos". Leído en el libro de Dana Zohar Inteligencia Espiritual.

Vivimos en un mundo de contradicciones en el que la tecnología lo impregna todo y cambia a un ritmo acelerado, mientras que la espiritualidad resurge y entra en el mundo empresarial por la puerta grande.

Hace muchos, muchos años, cuando introducir métodos de desarrollo espiritual en las empresas aún no se consideraba profesional porque parecía autoayuda pastelosa, los conocí por primera vez en una organización. En aquella época era un fabricante de coches alemán con muchos ingenieros trabajando en BioDance para desarrollar sus capacidades de liderazgo y me pareció muy innovador y adelantado a su tiempo. Los resultados fueron magníficos y se difundieron a todos los niveles de dirección (sólo un ejemplo que fue una sorpresa muy agradable). Empresa alemana, técnico repetidor).

Poco a poco fui descubriendo la tímida práctica del yoga, la meditación y los espacios de "bienestar" en algunas empresas... Hasta que parecía algo "normal" introducir el mindfulness como una buena práctica, porque la ciencia nos ha ilustrado y ha demostrado grandes beneficios para la salud: afecta al sistema nervioso autónomo, disminuye la tensión arterial, controla el colesterol, ciertos tipos de arritmias cardíacas y dolores de cabeza, y regula los sistemas hormonal e inmunitario. reducido. Además, las personas que meditan (o practican mindfulness) tienen más materia gris en las áreas del cerebro asociadas al control emocional.... Al final, todo suma. Las personas más felices y sanas obtienen mejores resultados.

Ahora vamos un paso más allá: la espiritualidad no sólo está empezando a abrirse camino en las nuevas empresas, sino que la inteligencia espiritual se está convirtiendo en parte integrante de una organización ágil y comprometida que consigue resultados sostenibles.

La inteligencia racional ha evolucionado para reconocer la nueva inteligencia humana. Primero Howard Gardner (1983) introdujo su teoría de las inteligencias múltiples, y después Daniel Goleman popularizó el concepto de inteligencia emocional en 1995. Más tarde, en 1997, el físico y filósofo Dana Zohar escribió en su libro ReWiring the Corporate Brain: Using the New Science to Rethink How We Structure and Lead Organisations Ella introdujo el término. Más tarde desarrolló el concepto con otro investigador, Ian Marshall, y en 2000 publicó SQ: Inteligencia Espiritual.

Pero, ¿existe realmente la inteligencia espiritual (o existencial o vital)? La neurociencia ha descubierto que las sensaciones trascendentales pueden verse en el cerebro. He encontrado numerosos estudios publicados que muestran cambios significativos en regiones cerebrales subcorticales como el lóbulo frontal, el lóbulo parietal y la amígdala, lo que sugiere que las experiencias espirituales pueden estar directamente correlacionadas con procesos neuronales en estructuras cerebrales específicas. Puede encontrarlos buscando en Google, pero aquí tiene algunas referencias en la blografía.

* Correlatos neuroimagenológicos y neurodinámicos de la meditación AF y OM.

Mientras que en el pasado la importancia del CI (Coeficiente Intelectual) era primordial, hoy en día el CI (Coeficiente Emocional) y el Coeficiente Espiritual cobran cada vez más importancia como indicadores. Todo este paradigma social tiene varias implicaciones importantes para las organizaciones exponenciales. Aumenta la familiaridad con la organización, reduce la latencia en la toma de decisiones, mejora y difunde los conocimientos más rápidamente y aumenta la serendipia. También ayuda a mantener a la organización conectada con su propósito evolutivo.  (Organización exponencial)

¿Qué es la inteligencia espiritual? También se le llama existencial o vital, pero no estoy muy seguro de que sean lo mismo. He leído algunas definiciones de inteligencia espiritual y me gustaría abordarlas en relación con las nuevas organizaciones del siglo XXI.

Según Dana Zohar e Ian Marshall, la inteligencia espiritual tiene las siguientes características.

  • Flexibilidad.
  • Mucha confianza en sí mismo
  • Capacidad para afrontar y superar el dolor y el sufrimiento.
  • La capacidad de inspirarse en visiones y valores.
  • No cause daños innecesarios.
  • Tienden a ver las cosas en relación con las demás (holísticamente).
  • ¿Por qué? ¿Y si...? y una fuerte tendencia a hacer preguntas y buscar respuestas básicas.
  • Es fácil ir en contra de las convenciones.

¿Qué te parece esto? Creo que estas son las características esenciales para trabajar en organizaciones en este siglo.

Para Tony Buzan, la "inteligencia espiritual" trata de cómo cultivar las cualidades clave de la energía, el entusiasmo, el valor, la determinación y la protección y el desarrollo del alma. Sugiere diez maneras de despertar el poder de la inteligencia espiritual, entre ellas tener una visión del mundo y de la vida, tener un propósito, desarrollar la compasión, la caridad y la gratitud, descubrir el poder de la risa, desarrollar una actitud de entusiasmo vibrante, amor sin límites, sentido de la aventura, confianza e integridad, y la importancia de la paz, los rituales espirituales y el poder del amor .

La inteligencia espiritual nos ayuda a recuperar el valor para hacer lo que realmente queremos y a conectar con nuestro propósito evolutivo.

También hay que destacar que la inteligencia espiritual es una inteligencia con una visión universal que sirve de marco para el coeficiente intelectual y la inteligencia emocional, expresando nuestras capacidades y mejorando nuestra vida y la de los demás.

Mejorar la vida de los demás. Este es otro aspecto poderoso de la inteligencia espiritual. Hasta ahora, toda la teoría ha girado en torno al yo, el autoconocimiento, la gestión de los propios sentimientos, etc. La inteligencia espiritual amplifica y trasciende otras inteligencias, nos hace evolucionar como seres humanos y da un paso más para mejorar la vida de los demás. Trascender. Para elevarnos. La mirada ya no se dirige sólo a nosotros mismos, sino también a los demás. Cambia el mundo. Es la única inteligencia que trabaja con la visión universal necesaria en las nuevas organizaciones.

¿Cómo desarrollar la inteligencia espiritual en el lugar de trabajo? ¿Cómo integrarlo en el mundo profesional sin perder de vista los resultados? ¿Existe un estilo de liderazgo espiritual y orientado a los resultados?

Artículos que me inspiraron.

Neural correlates of mystical experiences in Carmelite women.

El cerebro de Buda: Neuroplasticidad y meditación

¿Existe una inteligencia espiritual?

Inteligencia espiritual: en busca de lo trascendente.

Zohar, haga clic para ir a %20danah%20-%20-intelligence%20spiritual.pdf.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo desarrollar la inteligencia espiritual puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad