7 razones por las que los abuelos son lo mejor del mundo

7 razones por las que los abuelos son lo mejor del mundo

Durante el fin de semana es fácil hacer muchos planes y repetirlos. Sin embargo, hay un plan que se repite más a menudo que cualquier otro. Un plan que ocupa más mañanas y tardes de fin de semana que cualquier otro plan. Este plan se denomina "abuelización". Para nosotros, es una necesidad.

Sin embargo, los padres nos piden cada vez más que añadamos a la agenda actividades en las que no participen los abuelos. Cuentacuentos, cumpleaños, fiestas escolares, salidas y fines de semana "sin interferencias". Algunos padres hablan de la importancia de poner límites a los padres para que no tengan que trabajar demasiado. En muchos casos, es una estrategia legítima mantener a los niños alejados de sus abuelos porque podrían ser una influencia negativa para ellos. Hablamos de abuelos que a menudo hacen comentarios negativos e hirientes sobre nuestra educación, así como todo tipo de comentarios homófobos, xenófobos y racistas. Sin embargo, algunos padres excluyen a los abuelos alegando que no tienen tiempo para defender a sus hijos.

Sé que no todo el mundo está de acuerdo con esta práctica de visitar a los abuelos los fines de semana, pero me gustaría introducir esta práctica y explicar las razones que nos llevan a marcar su número de teléfono y visitarles varias veces durante el fin de semana. Una de las razones por las que llamo a su puerta es porque me gusta verles. Me recuerda a cuando era niño. Me gusta pasar tiempo con ellos y me siento como un niño en esta casa. Incluso cuando no estoy con mis hijos, les beso siempre que puedo.  En este artículo quiero centrarme en por qué paso tantos fines de semana con mis hijos y por qué creo que es un plan estupendo y muy positivo para su desarrollo.

1. Porque los niños traen alegría a todas las familias.

En muchas familias, los abuelos ya no viven con sus hijos y nietos. Vivimos en una sociedad en la que las personas mayores se sienten cada vez más solas. Porque cada vez que los niños visitan a sus abuelos, la casa, la semana, se llena de juegos, bromas y risas, de vivacidad y alegría. Porque saben que la felicidad viene de compartir alegría, tiempo y generosidad con los demás sin esperar nada a cambio.

Quizás te interesa:7 trucos de experto para ser feliz7 trucos de experto para ser feliz

2. porque ocurre de diferentes maneras.

El juego entre niños y abuelos es diferente del juego entre niños o con nosotros. Las modalidades son diferentes.  Hay más complicidad y complacencia. Aquí se establecen las reglas naturales, no con brusquedad infantil, ni con autoridad paterna, sino con 70 años de experiencia. Por eso explican las cosas con calma y paciencia y los niños se sienten cómodos con ellos.

3. Porque quieren demostrar a sus hijos lo mucho que quieren a sus padres.

Para mí, esto es fundamental. Quiero que los niños me vean visitando y cuidando a sus padres. Quiero que me vean besando sus caras arrugadas, cogiendo sus manos manchadas y caminando a un ritmo que les deje los pies. Quiero que vean en sus corazones que sus padres han cuidado de ellos y que somos afortunados por poder hacerlo. Así pueden ver que envejecer y cuidar de los demás no es algo malo, sino un privilegio en sí mismo.

4. Porque pueden encontrar sus raíces.

Quizás te interesa:8 beneficios del mindfulness: meditación atención plena

Una vez leí que "un niño que no conoce sus raíces no sabe qué fuerza tiene para crecer". No sé quién lo dijo, sólo sé que me parece un refrán precioso. Pero quizá mañana pueda entender un poco mejor a mis padres y con ello a mí mismo.

Para los niños, estar con sus abuelos es una parte natural de sus vidas.

5. les gusta ver a sus hijos jugando con sus abuelos.

No puedo evitarlo. Hay algo que me llena cuando mis padres o los padres de mi mujer ven a sus hijos. Son dos generaciones conectadas por la sangre, por los genes, y aunque no se vean (porque no hay ninguna ley que diga que tienes que visitar a tus abuelos), se ven y están conectadas. Igual que los ves corriendo, saltando o trepando a un árbol, los ves juntos porque el hecho de encontrarse es positivo y natural.

6. Porque nos dicen cosas que no sabemos o que hemos olvidado.

Una de las cosas que distingue a las personas inteligentes es que han forjado gran parte de sus vidas a través de sus propias experiencias y de los libros, historias y experiencias de otros. Mis abuelos hablan de los años de posguerra. Hablan de una época en la que todavía había vigilantes nocturnos en las ciudades. Cuando iban a la escuela de lunes a sábado. Una época en la que no había televisión y les gustaba escuchar la radio. Hablan de canicas, de jugar a las canicas, al pilla-pilla y a juegos de goma. Y ellos escuchaban. Escuchan todos los juegos de los niños, los nombres de sus profesores y amigos y los nombres de los personajes que los niños quieren contarles. Y tanto Isabelle como Fernando escuchan porque les conecta con otro tiempo, el pasado para los niños y el presente para los abuelos. ...... Y.

7. por puro egoísmo.

También es agradable ver a los niños ser egoístas y tener a sus abuelos con ellos. Con cada generación, los hijos se alejan de sus padres.  Eso puede ser bueno, pero no tiene por qué serlo. Pero sé que sería bonito que nuestros hijos pudieran visitarnos un domingo cuando seamos mayores. Ellos tienen su propio horario y será difícil que saquen tiempo para nosotros, pero con mucho amor y cariño seguiremos disfrutando de ellos, a veces incluso viviremos para disfrutar de ellos. Por eso queremos que sepan que la familia es muy importante para nosotros. Los valores no se pueden enseñar, se pueden ejemplificar. Tal vez no den fruto. Pero creo que si no demostramos a nuestros padres que disfrutamos cuidando de ellos, será muy, muy difícil que algún día lo hagan con nosotros.

El ritmo de los abuelos y el de los niños encajan a la perfección.

8. El niño y los abuelos encajan a la perfección.

Esto puede deberse a que saben que al otro no se le mide por su destreza, agilidad o habilidad, sino por su mera presencia. Quizá sea porque uno sabe que el otro no espera nada del otro y que uno tiene tiempo para todo. Tal vez sea porque el ritmo de los abuelos es ahora mayor y se han adaptado al ritmo de los niños y son menos impacientes y menos urgentes. Sea cual sea el motivo, la realidad es una: cada vez que los niños ven a sus abuelos hablar, bromear y jugar con ellos, se sienten perfectamente integrados de una manera especial. Son especiales porque encajan perfectamente, porque son momentos mágicos para los niños y para los abuelos. Y estoy convencido de que este momento mágico permanecerá para siempre en sus corazones.

Comprendemos que no todo el mundo esté de acuerdo con nosotros. Algunos padres pueden valorar la autonomía. Hay padres que, por una razón u otra, sufren y aceptan que los "abuelos" no sean algo positivo para sus hijos. También hemos recibido cartas de muchos padres que no tienen abuelos cerca o los han perdido para siempre. Lo sentimos mucho.  Pero si tienes abuelos, hay al menos ocho razones por las que cenar en su casa o invitarles a la tuya es el mejor plan que puedes hacer este fin de semana.  ¡Que te diviertas!

Los abuelos tienden a mimar en exceso a sus nietos, aunque no todos lo hacen. Les gusta hacerles regalos, llevarles a tomar un helado y cualquier cosa que les haga felices. Sin embargo, hay límites que nunca deben traspasarse para lograr la armonía con los padres y construir una relación sana con sus hijos.

Lo que no deben hacer los abuelos

7 razones por las que los abuelos son lo mejor del mundo

Son cuidadores muy importantes en la vida y educación de los niños, pero hay ciertos comportamientos y actitudes en los que no deben caer.

Desacreditar la patria potestad

Algunas personas son tan permisivas que intentan que sus nietos desobedezcan a sus padres. Esto se manifiesta de diferentes maneras. Por ejemplo, a pesar de tener prohibido jugar con videoconsolas u ordenadores en mitad de la noche, pueden permitirlo si sus padres están presentes.

Cuando finalmente les dejan, los padres pierden su autoridad. Es el abuelo quien tiene la última palabra, y en realidad debería ser al revés.

Tal vez el niño se confunda y empiece a desafiar a sus padres. Esto se debe a que alguien con "mayor autoridad" les está dando el permiso que otros les han retirado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 7 razones por las que los abuelos son lo mejor del mundo puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad