7 hábitos para mantener la pasión en tu trabajo

7 hábitos para mantener la pasión en tu trabajo

Con los años, este libro se ha convertido en un bestseller mundial y en uno de mis favoritos. En él aprendemos todo lo que necesitamos para convertirnos en personas eficaces y productivas capaces de planificar la vida que deseamos.

Se trata de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen Covey, publicado por primera vez en 1989 y agotado desde entonces.

El autor, fallecido en 2012, era una autoridad internacionalmente reconocida en materia de liderazgo, profesor, consultor de organizaciones y escritor. Dedicó su vida a enseñar un estilo de vida basado en principios y habilidades de liderazgo para construir tanto familias como organizaciones.

Esta obra resume sus experiencias para ayudarnos a todos a convertirnos en personas eficaces allí donde nos encontremos.

Se trata de siete hábitos que te entrenan para alcanzar tus objetivos -alta productividad y eficacia personal y profesional- de forma sostenible y a largo plazo.

Quizás te interesa:7 motivos por los que no consigues alcanzar tus metas7 motivos por los que no consigues alcanzar tus metas
  • El primer hábito de las personas altamente competentes es ser proactivas.

En primer lugar, es sencillo. Covey afirma que hay dos actitudes en la vida: la persona reactiva y la proactiva. Las personas consideradas reactivas actúan en relación con problemas externos, siempre esperando y reaccionando ante estímulos externos. Este tipo de comportamiento nunca es satisfactorio, ya que siempre se dejan llevar.

Por otro lado, también hay personas que son proactivas. Una vez que decidas serlo, podrás ejercer plena libertad sobre tu existencia, actuar con tu propia identidad y empezar a activar el motor interior que impulsa todas tus decisiones.

Para convertirte en una persona proactiva, debes asumir la plena responsabilidad de tu vida y actuar desde una perspectiva que puedas controlar.

El autor afirma que existen dos tipos de esferas psicológicas: el círculo de influencia y el círculo de interés.

El círculo de las preocupaciones incluye todo aquello que es importante para ti (incluidas las cosas que te molestan) pero sobre lo que no tienes control.

Quizás te interesa:7 objetivos en los que trabajar con un coach puede marcar...7 objetivos en los que trabajar con un coach puede marcar...

El círculo de influencia, en cambio, está formado por cosas que son relevantes para ti y que puedes cambiar.

En las redes sociales, por ejemplo, se ve que hay muchos problemas diferentes en el mundo. En la mayoría de los casos, no se puede hacer nada al respecto. Hay demasiada información que causa preocupaciones innecesarias y afecta a la capacidad de apreciar la vida.

La visión positiva consiste en centrar la mayor parte de tu tiempo en tu esfera de influencia, donde puedes influir en el resultado.

Una mentalidad proactiva se demuestra cuando está impulsada por una visión y unos objetivos, en lugar de reaccionar ante los problemas y las frustraciones.

  • Segundo hábito: Empieza con el objetivo en mente.

Cuando formules tu proyecto de vida, debes preguntarte qué quieres realmente. Debes empezar con una visión, una imagen mental de lo que quieres conseguir en tu vida. Cuanto más clara y significativa sea esta visión, más fácil será hacerla realidad. Para saber qué camino tomar, debes tener claro hacia dónde quieres ir hoy.

Para hacerte una idea de dónde estás hoy, empieza por crear una visión de futuro que te inspire. Pasa a la acción, imagina tu vida como una obra de arte y piensa qué técnicas y colores puedes utilizar. Debe componerse con una idea clara de cómo será la imagen global final.

  • Primero hay que introducir el tercer hábito.

En este punto puede empezar a desarrollar un plan de acción detallado y aplicarlo en la medida de lo posible. Aquí es donde empiezas a gestionar tu vida diaria.

El primer hábito, como has leído, es la decisión de asumir responsabilidades; el segundo hábito se forma creando una visión ideal de tu futuro, y el tercer hábito consiste en aterrizar esa visión y convertirla en realidad.

Ejemplo: Supongamos que quieres construir una casa. El primer hábito te lleva a tomar la decisión de empezar algo, y el segundo se centra en planificar, imaginar y diseñar realmente esa casa. El tercer hábito es empezar a poner ladrillos para formar los cimientos de la casa y construir las paredes.

En esta fase es importante que seas consciente de cómo asignas tu tiempo disponible, ya que tus principios y valores deben tener prioridad.

Stephen Covey defiende el "modelo de los cuatro bloques", en el que las actividades se ordenan por urgencia e importancia.

El primer cuadrante incluye las actividades importantes y urgentes relacionadas con sus prioridades más apremiantes. Por ejemplo, actividades a las que está prácticamente obligado, como hacer frente a una crisis, un pago o un proyecto con fecha límite.

El segundo cuadrante contiene actividades que no son urgentes pero sí importantes para la visión. Aquí encontrará todo lo relacionado con la lectura, el aprendizaje, la planificación, la creación de relaciones y la exploración de nuevas posibilidades. Todo lo que tiene que ver con seguir mejorando.

El tercer cuadrante incluye actividades urgentes pero sin importancia: interrupciones, reuniones innecesarias, pérdida de tiempo y concentración importantes y, en general, cualquier cosa externa que requiera tu atención, aunque no sea importante para tu proyecto vital.

Y el cuarto cuadrante está formado por actividades que no son ni urgentes ni importantes. Este cuadrante tiene el potencial de destruir tu vida. Es simplemente un escape e incluye todos los hábitos que no te ayudan a construir la vida que quieres, las distracciones que haces cuando estás aburrido. En términos de la visión que quieres construir, es una pérdida de tiempo.

Con este modelo en mente, Covey sugiere un horario que se centre en las actividades más importantes, es decir, dedicar al menos el 50% del tiempo a las actividades que se encuentran en el primer y segundo cuadrantes y eliminar en la medida de lo posible las actividades del tercer y cuarto cuadrantes.

Recuerda que debes empezar poco a poco y distribuir gradualmente tu tiempo de la forma que te resulte más importante.

  • Por el camino de la eficacia.

Volviendo a los siete hábitos del Sr. Covey: Una vez que haya desarrollado los tres primeros, puede pasar a los tres siguientes. Estos hábitos entran en la categoría de "triunfo público", lo que significa que una vez que hayas aprendido a gestionarte a ti mismo, podrás ejercer el liderazgo sobre los demás.

La idea básica es que una vez que tú, como individuo, eres capaz de desarrollar y comprometerte con una visión, eventualmente serás capaz de inspirar a otros para que se unan a ti en una visión común.

  • El cuarto hábito es pensar en situaciones en las que todos ganan.

Al desarrollar el hábito de "ganar sólo para mí", ahora sé lo que tengo que hacer para ganar como individuo, y entonces puedo crear una situación en la que todos salgan ganando conmigo.

En cierto modo, estamos acostumbrados a un paradigma destructivo en el que alguien gana porque otro pierde. Muchas relaciones son muy unilaterales hacia una u otra parte. En este nuevo paradigma, buscamos formas en las que ambas partes puedan beneficiarse, en lugar de emprender actividades para sacar lo mejor de ellas.

De este modo podemos construir relaciones muy sólidas basadas en la confianza.

  • El quinto hábito consiste en tratar primero de comprender y luego de ser comprendido.

Aprender a escuchar es una de las habilidades más importantes que uno puede desarrollar. Sin esta habilidad sería imposible entablar relaciones. La clave para escuchar es resistir el impulso de interrumpir a la otra persona y mantener una profunda curiosidad por comprenderla.

Intentar comprender a la otra persona requiere esfuerzo y consideración por tu parte y, a la inversa, para hacerte comprender, debes tener el valor y la precisión de decir lo que realmente piensas.

Cuando se intenta resolver un problema, la empatía, la maravillosa capacidad humana de comprender el punto de vista de la otra persona, es de vital importancia.

La comunicación es la capacidad de escuchar y compartir información para encontrar una solución. Uno de los peores hábitos que tenemos es intentar ofrecer una solución a un problema que ni siquiera hemos oído. Esto puede afectar a la comunicación y poner en peligro la relación entre dos personas. Por eso es importante reunir primero toda la información posible para comprender a la otra persona y contribuir después a una solución satisfactoria con una visión más clara.

  • El sexto hábito consiste en aprovechar las sinergias.

Es cuando consigues coexistir con un grupo eficaz.

Las relaciones personales y profesionales se basan en la confianza y la responsabilidad. De este modo, pueden rodearse de colegas que colaboran para encontrar soluciones creativas. De este modo, los individuos pueden lograr mejores resultados gracias a la colaboración.

En esta fase te das cuenta de que hay cosas que no sabes y comprendes tus limitaciones. Sin embargo, puede ir más allá de estas limitaciones y encontrar a alguien que pueda influir en un área más amplia.

El concepto principal del libro es celebrar que todos somos diferentes.

Hay una gran diversidad de talentos, ideas y habilidades, por eso siempre es bueno trabajar en un equipo de personas competentes.

  • El séptimo hábito a completar es afilar la sierra.

Para acabar con este ciclo recomendado por Stephen Covey en su libro Los siete hábitos, tienes que centrarte. Esfuérzate por perseverar para mejorar cada día y desarrollar continuamente todos los aspectos de tu vida.

El autor describe esta parte del proceso como un proceso equilibrado de autorrenovación que consta de cuatro partes complementarias e interrelacionadas.

Son: la parte física, como la dieta y el ejercicio; la parte mental, como la lectura, la meditación y la fijación de objetivos; la parte social, como el servicio a los demás, la confianza y la empatía; y la parte espiritual, que se refiere a los propios valores y sentimientos más profundos.

Si puede dedicar tiempo a estas cuatro áreas de su vida, podrá desarrollarse continuamente y, con el tiempo, cosechar los frutos y vivir una vida más plena y satisfecha.

  • Revisión de Victory.

Este último hábito completa el paradigma de los siete hábitos de Stephen Covey. La primera empezó con "victorias personales": 1, ser proactivo; 2, empezar con un sentido de propósito; 3, empezar con lo primero que se hace.

Una vez superada esta fase inicial, podemos empezar a buscar una "victoria pública", que se compone de lo siguiente: 4, "pensamiento ganador-ganador"; 5, "primero entender y luego ser entendido"; y 6, "utilizar la sinergia".

Si estableces estos seis poderosos hábitos, podrás renovar tu presencia y tu comportamiento en el mundo y seguir creciendo, aprendiendo y mejorando cada día. Por supuesto, ten siempre presente tu intención de aplicar el Hábito 7 (afilar la sierra) y crear un sistema en tu vida que te permita seguir tomando las mejores decisiones para ti y recuerda apoyar y nutrir a toda la población que te rodea.

¿Qué opina del libro, lo ha leído o lo leerá próximamente?

Daniel Colombo.

Facilitador especializado en líderes, profesionales y equipos, Master Executive Coach, mentor, comunicador profesional, conferenciante internacional, autor de 31 libros, LinkedIn Top Voice Latin America. Coach certificado Miembro del equipo John Maxwell.

www.danielcolombo.com

Suscríbase gratis a mi boletín: https://www.danielcolombo.com/pages/newsletter/

Mis libros: www.amazon.com/author/danielcolombo

Podcasts en Spotify y todas las plataformas

Linkedin.com/in/danielcolombo

Instagram: daniel.colombo

YouTube.com/DanielColomboComunidad

www.facebook.com/DanielColomboComunidad

Twitter @danielcolombopr

Stephen R. Covey escribió Los siete hábitos "con pasión . . . porque lo más importante para mí es mi familia". El libro es muy personal: el autor, su mujer y sus nueve hijos cuentan cómo ponen en práctica cada hábito en su vida familiar. También sirve de guía para los individuos y para los esfuerzos conjuntos por resolver problemas en la familia.

Cómo crear relaciones sólidas y positivas en el seno de la familia

7 hábitos para mantener la pasión en tu trabajo

Imagínese que está a punto de subir a un avión. Le preguntas al piloto: "¿Adónde va el avión hoy?". Responde: "No lo sé". Despegaremos, seguiremos el viento y aterrizaremos donde queramos". Probablemente esté tan preocupado y asustado que no quiera subir al avión.

Al igual que un avión necesita un destino y un plan de vuelo, una familia necesita tener una idea de su propósito y destino. Por supuesto, a veces se desviarán de su rumbo, pero si el destino está claro, pueden ser guiados de vuelta al plan de vuelo y tener la seguridad de que llegarán sanos y salvos.

Descargue un resumen de Los 7 hábitos de las familias altamente eficaces, de Stephen Covey, que le guiará a través de cada uno de los siete hábitos. También incluye consejos y sugerencias sobre cómo aplicarlos en su vida diaria para ser muy eficaz con su familia.

En este resumen aprenderá a.

  • Cómo crear una declaración de misión familiar.
  • Formas prácticas de dar prioridad a la familia.
  • Cómo 1 + 1 puede convertirse en 3 o incluso más.

Hábito 1 de 7: Ser proactivo

La mayoría de la gente ha oído hablar del psiquiatra Viktor Frankl. Durante la Segunda Guerra Mundial pasó algún tiempo en un campo de concentración nazi. Allí soportó crueles experimentos a manos de sus captores y presenció la muerte de sus familiares. Por supuesto, muchos prisioneros sucumbieron a tales condiciones, pero también observó que algunos prisioneros hicieron algún bien en el otro bando. Algunos de ellos incluso dieron a los prisioneros lo que les quedaba de comida. Se dio cuenta de que había una cosa que no podía quitar a ningún hombre o mujer. Es la libertad de elegir cómo responder a su situación.

Pase lo que pase, hay un "espacio" entre nosotros y nuestra reacción. En ese momento, somos libres de elegir cómo reaccionar. Lo que hacemos afecta en última instancia a nuestro crecimiento y bienestar.

Un recién nacido no tiene muchas opciones. Hay tres áreas principales de elección: la autoconciencia, que es la capacidad de evaluar los propios pensamientos, acciones y vida; la conciencia, que es la "voz interior" de lo que es ético y moral; la imaginación, que es la capacidad de prever un futuro distinto del pasado; y la voluntad independiente, que es la forma en que uno responde a sus genes y a su entorno.

No se trata sólo de aceptar, sino de ser capaz de utilizar esos dones para pensar en lo que puedes hacer en la vida, responsabilizarte de tu respuesta y actuar para forjar tu futuro. En otras palabras, sea proactivo.

Ser proactivo es el primero y más importante de los siete hábitos. Dominarla es la clave para capacitar a los demás. He aquí algunas técnicas para optimizar la proactividad.

Considera primero lo que puedes hacer, no lo que no puedes hacer. Recuerda las palabras de San Francisco de Asís: "Dios, danos la serenidad para aceptar lo que no podemos cambiar, el valor para cambiar lo que podemos, y la sabiduría para saber la diferencia".

En segundo lugar, intenta utilizar siempre un lenguaje positivo. En lugar de decir o pensar: "Mi abuelo y mi padre eran así, así que yo soy así", cambia toda tu actitud a "Ellos eran así, pero yo elegí no serlo".

Recuerda hacer una pausa, pensar y tomar una decisión. Pulsa el "botón de pausa" sobre cómo responderás a lo que te ocurra. Considera las posibilidades de una respuesta positiva. A continuación, elige la respuesta que dé el mejor resultado.

Y no olvides el don del humor. Ríe, sonríe y diviértete si puedes. Incluso puedes reírte de tus propios fracasos y torpezas.

Por último, como decía Gandhi, debemos convertirnos en el cambio que queremos ver en los demás. Ante todo, debemos actuar nosotros mismos y animar a nuestras familias a que también lo hagan.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 7 hábitos para mantener la pasión en tu trabajo puedes visitar la categoría Salud mental.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad