Potencia tu salud con la danza del empoderamiento femenino

Potencia tu salud con la danza del empoderamiento femenino

Empoderamiento de las mujeres desde una perspectiva ecofeminista: empoderamiento entendido como autocuidado y autoconciencia.

Espacio para la creatividad, la cocreación, el aprendizaje y el crecimiento entre mujeres. Nutrir, co-crear y compartir. Un espacio de escucha, mindfulness y gestión emocional necesario en estos tiempos, desde la alegría, el cuidado respetuoso de uno mismo y del grupo, a través del cuerpo y sus movimientos.

Metodología: Danza creativa integral

No se requiere experiencia en danza Todos los cuerpos son bienvenidos

EN HUARTE

Potencia tu salud con la danza del empoderamiento femenino

Jueves del 1 de octubre al 26 de noviembre de 2020, de 17:00 a 19:00 horas.

Quizás te interesa:Power Yoga: la disciplina que sí te ayuda a perder pesoPower Yoga: la disciplina que sí te ayuda a perder peso

20/30EUR, empadronados/sin empadronar INSCRIPCIONES 1-21 Sept. Tel 948012012 Organiza Area de Igualdad de Huarte.

EN BERRIOZAR

Miércoles 19:00-21:00 7 oct-2 dic Lugar: en Gaztegune, Calle Oianondoa s/n.

Cuota de inscripción: 40/60EUR, empadronados/no empadronados INSCRIPCIONES Teléfono 012 o http://www.berriozar.esOrganiza: Área de Igualdad de Berriozar.

Marina Santo quería ser profesora de historia y cambiar su país, Brasil, a través de la enseñanza, pero la danza se cruzó en su camino.  Allí encontró un hogar intangible que curó heridas y anhelos que ni siquiera sabía que tenía y reveló raíces profundamente enterradas.

Bailó mil cuerpos ante sus ojos, formó mil danzas en mil lugares, se sumergió en todo ello. Entonces se detuvo y empezó a procesar sus conocimientos y experiencia y a transmitirlos a sus alumnos. Cuando empezó a dar clases, "fue tan intenso que tuve fiebre". Ahora levanta el ánimo, pero no tan alto, y enseña a quienes enseña desde su acento, su cultura y su piel. Por supuesto.

Quizás te interesa:Práctica de Yoga para principiantes: Posturas InvertidasPráctica de Yoga para principiantes: Posturas Invertidas

Marina es muchas cosas en un solo ser que mueve y mueve y mueve a otros. La llaman actriz en el campo de la danza y bailarina en el del teatro, mientras que ella prefiere ignorar estas denominaciones.

A causa de la pandemia, ahora baila en su casa, ha montado un curso online para que podamos acompañarla y continúa con una de sus bellas producciones, el espacio 'Muchas' en la Fundación Entredós.

Preséntate como te gustaría que te conocieran.

Soy una mujer del mismo sexo, afrodescendiente con raíces europeas, nacida en Río de Janeiro en el verano de hace 42 años. Soy Leo con Luna y Ascendente en Escorpio. La madre de Benjamin.  Dos procesos migratorios y un intenso y corto retorno a Brasil. Echo de menos el mar todos los días. La danza y el trabajo con el cuerpo me conectan con la frecuencia más elevada. La enseñanza para mí es puro aprendizaje, curación e inspiración, y la creación de "Muchas" fue un gran paso para honrar mi genealogía y ascendencia racial.

En su página web dice "inteligencia corporal", que puede ser muy difícil de resumir.

La palabra inteligencia está muy cargada y da mucho miedo. Tenemos inteligencia simplemente porque somos cuerpos.  Es más sencillo de lo que pensamos. Algunos estudiantes dicen: "¡Denme pruebas de que existe la inteligencia corporal! Algunos dicen. o "¿Cuándo vas a hacer inteligencia corporal conmigo?", como si necesitáramos una determinada forma de hacerlo, que nos sellen y acrediten y nos den crédito por un determinado resultado. Esto dice mucho de nuestra educación, de la forma en que nos relacionamos con nuestro cuerpo, de lo que esperamos de él, de nuestro acercamiento y distanciamiento. Es extraño, porque en el contexto de la danza contemporánea tampoco hablamos de inteligencia corporal. Creo que es un término un poco maldito en el mundo de los efectos especiales. Cuando me acerqué a algunos académicos que habían investigado y publicado sobre el tema, su respuesta fue: "Oh, es estupendo que te interese, pero ya no trabajo en ese tema". Eso me hizo pensar.

Para mí es un marco teórico, una especie de abrazo, un paraguas que esboza todo lo que he experimentado, desarrollado, propuesto e investigado en mi vida como cuerpo. Cuando empecé a acercarme al concepto de conocimiento corporal, me sentí muy pequeño. Esto se debe a que no soy neurocientífico ni médico especializado en este tema.  Afirmo que entré en contacto por primera vez con la "teoría de las inteligencias múltiples" propuesta por H. Gardner (1983). Este señor americano (que sinceramente no sé si ha hecho un curso de conciencia corporal en su vida) deconstruye la idea de que la inteligencia es algo fijo, único y que se mide con tests.  Hay otros elementos del IM, y la inteligencia corporal es uno de ellos. Creo que esto ha allanado por fin el camino para que el cuerpo sea reconocido y sobresalga. Hasta entonces, nadie había visto un concepto que le diera ese estatus.

Somos el cuerpo, eso es evidente, pero no se puede nombrar. Cuando reconocemos esto, nos sentimos capacitados. Todo lo que hacemos emana de ella, es un lugar de transformación, nutrición y curación. No me cierro a la idea de que todas las inteligencias (según la teoría de las inteligencias múltiples) sean igual de importantes. Porque el cuerpo es lo primero, y todo lo demás viene de ahí.

Recuerda que el cerebro no existe sin el cuerpo. La inteligencia del cuerpo está estrechamente relacionada con su capacidad de sentir, de darse cuenta de lo que siente, de establecer conexiones entre sensaciones y pensamientos, de integrar experiencias, gustos y sensaciones, y de buscar nuevas respuestas a situaciones y retos.

Para mí, la versión más experimental de la danza contemporánea es el lenguaje en el que mejor puede desplegarse la inteligencia del cuerpo. Esto se debe a que su práctica incluye todo tipo de fisicidad, rompe las normas estéticas de lo bello, lo feo, lo bueno y lo malo, democratiza en gran medida el acceso, da un nuevo significado al uso del espacio y sus niveles, abre posibilidades de diálogo entre los cuerpos y con el entorno, la improvisación es un elemento esencial de su trabajo, y la experiencia ha llevado al cuerpo humano La educación corporal* que imparte el conocimiento de la estructura está integrada ... y porque es danza contemporánea, específica y diversa al mismo tiempo. Somos cuerpos contemporáneos, y preguntarnos qué significa eso es un buen punto de partida para seguir conversando....

* La educación somática es un campo que adopta un enfoque holístico y centrado en el cuerpo para promover la salud física y mental y ayudar a las personas a integrarse y cambiarse a sí mismas a través del movimiento y la conciencia.

Hay una frase muy interesante sobre descubrir el lenguaje corporal y convertirlo en conocimiento, ¿puede ampliarla?

Somos un mar de sensaciones, recuerdos y huellas que determinan nuestra forma de ser, actuar y percibir. Un código que no encaja en el código hegemónico, capitalista o patriarcal. El cuerpo es en sí mismo un lugar de producción de conocimiento porque es el lugar donde experimentamos la vida y el mundo. Es materia, energía y mucho más. Es el canal entre lo visible y lo invisible. Fue un boom entrar en contacto con los estudios del movimiento lingüístico contemporáneo, donde por primera vez me conocí desde otro lado, ni bueno ni malo, ni bonito ni feo, ni racional ni lógico. Me enfrenté a lo que no sabía. Mis patrones de movimiento, mis decisiones... Todas estas cosas son las que me hacen y me han ayudado mucho en mi autodesarrollo.

Y, por favor, explique a qué se refiere cuando dice que la inteligencia del cuerpo está ligada a su identidad.

Ha sido todo un viaje empezar mi vida como profesora fuera de mi país. Siendo de Río y disfrutando intensamente de la música y de la cultura corporal (he vivido todo tipo de contradicciones en relación con el cuerpo en Brasil), crecí, tópicos aparte, en una cultura en la que no había prisa por sentir alegría y mover la pelvis, y bailando muy cerca de gente que no había visto en mi vida, me di cuenta de que mi cuerpo no era realmente europeo y me di cuenta de que no había nacido en Europa. Hace unos 11 años, cuando empecé a dar clases en espacios feministas, me di cuenta de que las pelvis de mis alumnas estaban muy discapacitadas. Era como si no disfrutaran moviéndose con las piernas abiertas. Me di cuenta de que muchas de ellas estaban inmersas en un discurso feminista muy intelectual que se movía entre "la danza es para la burguesía" y "no puedo moverme así porque soy feminista", como si la danza y el cuerpo estuvieran en otro código, en otro departamento. Mi identidad es como un caleidoscopio, pero según dónde crecí y cuáles fueron mis experiencias, el placer de usar mi cuerpo sin descuento en la calle, en fiestas y carnavales -porque me apetecía y me lo permitía- me liberó y me permitió reconocerme en otros códigos de convivencia que se apartan de las normas de la vida cotidiana y seguir mi camino sé que me dio mucha fuerza.

Su currículum en su página web incluye información de 2006, cuando vino a Madrid y protagonizó la producción teatral de El novio, pero su carrera se remonta aún más atrás, a Brasil. No sólo estudió historia, sino que también se formó en ballet clásico, jazz, capoeira Angola, danza contemporánea, teatro y yoga. ¿Qué le atrajo de la danza cuando era niña?

Sí, Boyfriend fue mi bautismo en la escena. Después de tres años de vida dura en Suecia, vine a Madrid, donde me perdí y dejé de bailar durante un tiempo. Aquí empecé a participar en todo tipo de experiencias para profundizar en mi conocimiento de la danza y el cuerpo y satisfacer mi deseo de actuar. Valeria Alonso (la directora) fue la primera profesional que apostó por mí. Éramos cinco mujeres y lo dimos todo en el escenario, en un código poco convencional para Madrilés en 2007. La experiencia fue muy innovadora en muchos sentidos. Desde entonces inicié un camino de experimentación en multitud de clases, técnicas, espacios, colectivos, proyectos... Fue difícil encontrar mi propio camino.

Pero mucho antes de empezar con las tablas, siempre estaba bailando. Mis primeros recuerdos están relacionados con mi ciudad natal, Río de Janeiro, donde corría en carnaval con mi disfraz de Pebbles Picapiedra, llena de energía.  Bailar era mi refugio, mi lugar seguro, mi medicina. Crecí en un hogar psicológicamente desestructurado y encontré mi lugar en la danza.

Y como he dicho, la fisicalidad de Río de Janeiro es tan fuerte, tan poderosa, que impregna mi vida sin que me dé cuenta. Cuando vivía allí, no era consciente de ello en absoluto. Cuando elegí mi profesión, quería iniciar una revolución a través de la educación. Para ello, estudié Historia en la Universidad Federal de Río de Janeiro. No creía que pudiera vivir de la danza y tenía miedo de cuestionar mi deseo de bailar. La danza fue una valiosa fuente de fortaleza en mi infancia y juventud, y nunca pensé que algún día se convertiría en un proyecto de vida tan fuerte para mí.

Venir a Europa me ayudó a entenderme como mujer brasileña. Este cuerpo cumple (o cumplía, pero a medida que envejecía y aceptaba mi propio envejecimiento, empecé a cambiar en este sentido) el estereotipo fetichista y la idea colectiva de la mujer brasileña como sexy y que trabaja con su cuerpo. Sin embargo, yo no encajaba en absoluto en esta etiqueta, ni en ninguna de las otras. Además de la complejidad de lo que eso significa, estoy muy agradecida por las muchas terapias que he recibido: ...... Y cada vez estoy más cerca de entender mi identidad desde el misterio y desde las prácticas más conectadas con mis ancestros.

Empezaste con el ballet clásico. ¿Cómo era el ambiente en las escuelas y conservatorios, había muchos afroamericanos allí, y cómo sentías la presencia o ausencia de cuerpos diferentes, especialmente cuando estabas en Brasil?

Vengo de la conservadora clase media de Ipanema, que se ha empobrecido con las décadas, pero los valores tradicionales siguen firmemente arraigados. Esto se debe a que la zona donde nací siempre estuvo rodeada de gente mucho más blanca que yo. La escuela de ballet también estaba en Ipanema (una zona mucho más privilegiada de mi ciudad natal), que reflejaba el microcosmos de la escuela pública a la que yo asistía. Pero personalmente, tenía los mejores amigos y nunca me condenaron al ostracismo. Tanto para él como para su familia. Y me doy cuenta de que no siempre es así en el caso de los niños con racismo. ......

De niña, siempre me dibujaba a mí misma y a mi madre como rubias porque Barbie era mi estándar de belleza, porque era algo que existía en mi imaginación. Tardé años en darme cuenta de que era diferente a las demás chicas. Las palabras "morenita" y "oscurita" no eran especialmente agradables de oír para describirme en el Brasil de los años ochenta. En un contexto social de racismo y clasismo, seguí siendo una persona de piel blanca sin dar mucho espacio a esta cuestión. Nunca hablamos de este tema en casa, y mi madre nunca mencionó que mi abuelo fue el primer (y quizá único) alcalde negro de su ciudad. Sus características raciales estaban enmascaradas por el hecho de haber sido adoptado por una familia italiana adinerada. Su posición social como médico y político, reconocido y respetado por la comunidad, no le permitía ser negro. Y creo que aquí radica la gran conexión entre mi pequeña historia y el gran panorama brasileño. La clase cambia la percepción de la raza.

La ciudad llegó a mí en los años 90, cuando empecé a asistir a fiestas de música soul en Río. Hasta entonces nunca había estado en una fiesta en la que la mayoría de la gente no fuera blanca, con estilo, guapa, poderosa y con talento. Para mí fue un antes y un después.  Toda la semana había estado esperando el sábado para dejarme el alma en la pista de baile. La ropa, el pelo, la música. Me sentía como en casa y me llevaba bien con los chicos, lo cual era muy diferente de mi época en la escuela pública de Ipanema. Esta vez mis amigos eran minoría porque eran blancos. Esto era algo completamente nuevo e iba en contra de la lógica con la que había crecido. Esta experiencia fue muy impactante y significativa para mí. Como siempre ocurre, el sistema acabó por reconducirlo todo y estos partidos se convirtieron en otra cosa. Pero durante unos años creí que otra ciudad era posible. Vivir esto al principio de mi juventud es inolvidable y fundamental.

¿Es diferente hoy en día?

Sí. No voy a Brasil muy a menudo, pero creo que sí. En cuanto a la red, el país ha cambiado mucho en cuanto a actitudes racistas. Cada vez hay más personas racializadas en puestos directivos y de toma de decisiones, pero aún queda mucho por hacer. En un país donde cerca de la mitad de la población no es blanca, es inaceptable que siga habiendo tanta invisibilidad en los altos cargos y en la política. La cuestión de las cuotas en las universidades, que era un tema importante en aquel momento, fue un gran paso hacia la igualdad.

Este hombre que pretende ser el presidente de Brasil representa ahora un revés muy grande. Tengo mucho miedo de esta fase que atraviesa Brasil, pero creo que la fe tiene el poder de cambiar el comportamiento....

¿Por qué se alejó del ballet clásico europeo para explorar y estudiar danzas de otros países y épocas?

Rigidez. Hay ciertos bailes, hay que atarse el pelo (lo que fue una tortura para mí) y hay un ambiente solemne que me pone en una caja incómoda. Ya tuve una educación estricta, muchas normas, fui a un colegio de monjas y no me expresaba en la televisión. Para las niñas de familias conservadoras, el ballet solía ser el primer contacto con la danza, y yo seguía el guión. En cualquier caso, estoy agradecido por esta experiencia.

  • Marina Santo.
    Foto de Fernanda Carvalho.
  • Marina Santo
    Foto de Fernanda Carvalho

¿Cómo fue para ti la capoeira? Entiendo que no fue sólo un desarrollo físico, sino también espiritual, una conexión con mis raíces y las luchas de la comunidad afrobrasileña.

La capoeira ha estado prohibida y marginada en Brasil durante muchísimos años. Como resultado, tiene muy mala reputación entre las personas con valores conservadores. ¿Puede imaginarse que un arte físico creado por personas esclavizadas sea practicado predominantemente por personas de clase trabajadora, negras y mestizas? En los años 90, la capoeira estaba en auge en Río y había un movimiento muy fuerte para popularizarla, sobre todo entre las clases media y alta.  Yo quería practicar allí día y noche, pero mi madre no lo permitía porque pensaba que todos los niños de allí serían marginados.... De todos modos, asistí a la clase de capoeira de mi amiga (todas las chicas que practicaban eran blancas y yo me quedé fuera por racista). Era un adolescente puro y buscaba la manera de acercarme a lo que quería. Supongo que era una forma de acercarme inconscientemente a la parte de mi árbol que los demás no querían ver ni entender. No hay constancia de mi bisabuela materna ni de su familia (que sin duda fueron esclavizados). Mi familia sólo festejaba a los europeos (italianos que vinieron a Brasil a ganarse la vida).

En Malmö (Suecia) conocí a un grupo de personas muy agradables y comprometidas con la práctica y la filosofía. El grupo estaba dirigido por Pe de Chumbo, un mestre de Bahía. Fue muy especial poder aprender aunque fuera un poco de alguien con tantos conocimientos. Las canciones, los movimientos, las conexiones con otros cuerpos, los instrumentos, el misticismo, los juegos en vivo, las conexiones oculares.... Es un arte muy completo. Capoeira Angola me ha enseñado mucho, aunque en realidad no me siento capoeirista. El cuerpo experimenta una gran transformación, estando presente con cada sonido, cada palabra, cada ginga, al servicio de un movimiento positivo que ha durado siglos. En aquella época en Suecia estaba muy deprimido y no podía aceptar que la capoeira viviera en mí. Aun así, era como alquimia. Será inolvidable.

Y luego vino "Danza Teatro", ¿de qué trataba y dónde acabó?

Bueno, eso fue un flechazo. No todo lo relacionado con la danza contemporánea encajaba con mis aficiones, intereses y fuerza interior. Descubrir la obra de Pina Bausch fue un punto de inflexión muy importante para mí. Había otras influencias y prácticas en las clases a las que asistía y podía utilizarlas como referencia. Hubo un diálogo con otras formas de artes escénicas, lo que me gustó. El teatro adquirió un significado diferente. No era un texto, era otra cosa. No podía creer que pudiera estar en un escenario así.

La danza teatro tuvo un gran impacto en mí porque puede ampliar el concepto de danza y teatro. una forma de arte viva. Me gusta ver obras que se mueven en ese lenguaje, pero cuando pienso en mis referencias, todas son europeas en ese sentido. ......

Como profesora y bailarina, lo que más me fascina hoy en día es establecer una conexión entre mis intereses y el estudio del cuerpo: la anatomía empírica en diálogo con los elementos de mi universo en su versión más democrática y experimental, el código contemporáneo.

Conocer la anatomía del cuerpo desde dentro y aplicarla a la danza y a los elementos que conectan el cuerpo: ...... Esto es algo muy innovador para mí. Aprender a centrarme en el cuerpo y la mente ha ampliado mi mundo en ese sentido, y como profesora siento que siempre he sido más de procesos, más de estar con el proceso que de crear una obra. No me considero un coreógrafo. Recojo el material que sale del cuerpo danzante a mi invitación y le doy espacio y contornos.

¿Y qué hay de la conexión entre yoga y danza?

Cuando empecé a trabajar desde la danza y a trabajar con grupos a nivel profesional, a menudo me encontraba con que el calentamiento no era el típico calentamiento de danza al que estaba acostumbrada cuando era adolescente y niña. El yoga resultó ser muy importante para el estudio del cuerpo y el enraizamiento. El punto de contacto para este tratamiento fue antes y después. Experimenté un cambio muy grande, reconfigurando mis ideas sobre la preparación del cuerpo para la danza y conectando con las poses con una presencia diferente.

Tengo experiencia con Ashtanga y Hatha, pero creo que el profesor que imparte los conocimientos es más importante que el tipo de yoga practicado.

Es hora no sólo de formarse a uno mismo, sino también de animar a los demás. ¿Cómo fue para usted la primera clase, con una carga tan grande en el cuerpo y en la cabeza?

Cuando empecé a bailar en Madrid, experimenté un cambio profundo y sentí que mi movimiento personal había afectado a mi visión del mundo y de la vida. Si el trabajo con el cuerpo a través de la experimentación y el diálogo con otras disciplinas me cambia a mí, tiene el potencial de cambiar a todo el mundo. Me pareció que estos recursos debían ser utilizados no sólo por el gremio, sino también en un sentido endogámico. Es una especie de patrimonio colectivo y algo que puede aportar a la comunidad. También pensamos que los espacios de enseñanza son lugares donde la gente puede ser creativa y comprometerse con el conocimiento de distintas maneras. Cuando miré al aula, pude imaginarme la escena. Cuando empecé, no me había dado cuenta de lo mucho que me gusta enseñar y de lo importante que es este espacio para mi vida.

La primera lección fue fuego y pasión. Fue tan intenso que me dio fiebre. No era profesora de danza contemporánea, no se me reconocía como bailarina, a mis alumnos no les gustaba necesariamente lo que tenía que ofrecer como artista, toda esta información llegaba en forma de impostores, lo que me confundía, pero seguí adelante.  Con los años encontré mi lugar, una forma de enseñar lo que me interesaba, una manera de decir honestamente quién era y qué me gustaba. En una época muy complicada de mi vida, sólo existía cuando daba clases. Creo que la persona que más aprende de mis enseñanzas y cambios soy yo misma.

¿Qué ha aprendido siendo profesor?

Es un no parar... He aprendido mucho sobre el poder de un espacio seguro donde la gente pueda mover su cuerpo libremente, sobre la necesidad de crear espacios para mostrar diferentes aspectos de nosotros mismos sin filtros, sobre el poder místico de moverse en un espacio en movimiento con gente conectada con su "bailarín interior", sobre la sensación de estar en una comunidad. He aprendido lo curativo que puede ser.... Es un regalo tan grande y generoso que la gente confíe en ti para explorar nuevas formas de ser y de moverse. Cada vez que veo el baile me late el corazón y a menudo lloro detrás de mis gafas.... Siempre me asombra la forma en que se mueve el cuerpo comunitario y todo lo que evoluciona a partir de él.... Hay una viscosidad orgánica en el cuerpo cívico que me parece muy interesante. Se siente humano. Y eso me conecta mucho y tiene sentido llevarlo allí. He enseñado en muchos lugares y espacios y he conocido a gente muy buena, pero mi trabajo no vibra en las escuelas de danza corrientes. Aceptarlo y comprenderlo me resultó difícil. Hoy me siento muy cómodo con ella y eso es un logro personal importante.

Y usted también es formador en educación pública, ¿por qué es importante trabajar también desde ahí?

Es fundamental. Se habla tanto de innovación y nuevas tecnologías que nos olvidamos de lo avanzado que está el cuerpo. La forma en que ocupamos el espacio, la forma en que escuchamos, la forma en que vemos y la forma en que nos movemos: todas estas cosas son importantes y necesitan ser afirmadas. La falta de conocimiento y de interés por el presente convierte a menudo nuestra relación con el cuerpo en algo rígido y anticuado. A menudo, la única referencia al trabajo con el cuerpo es la preparación de la exposición de fin de curso. No es que las instituciones educativas sean contemporáneas, son nuestros cuerpos los que son contemporáneos. Me parece que el reto de la profesión es aprehender el conocimiento del arte producido en el presente en diálogo con el cuerpo para ponerlo al servicio del mundo de contenidos que engloba la asignatura. Es imposible pensar en la transformación de los estudiantes sin pensar en la transformación de la profesión docente. No todo el mundo está preparado o tiene la mente abierta para este viaje, pero tenemos que encontrar la manera. Intento promover métodos ofreciendo sugerencias, prácticas y nuevas referencias, haciendo más preguntas que dando respuestas.... Llevo seis años trabajando con profesores y me siento más abierta y capaz de defender mi visión. He tenido grandes experiencias y otras muy difíciles....

Y tenemos que recordar que trabajar con el cuerpo es trabajar con el discurso, y que ser antirracista es una responsabilidad. Mi trabajo no siempre es comprendido (dependiendo del distrito en el que trabaje), pero en general es gratificante. Para el 85% de los participantes en mi formación de profesores, soy el primer instructor fuera del ámbito lingüístico que tiene acento y se distingue por su raza. Esto me hace pensar mucho en la necesidad de renovar la comunidad educativa desde dentro. Confío tanto en esta comunidad y la valoro tanto que quiero seguir colaborando con los profesores en proyectos. Hay muchas maneras de continuar....

Según su currículum, siempre le ha interesado trabajar con el físico femenino, ¿por qué?

Entré en contacto con el feminismo en Madrid, donde desarrollé proyectos profesionales como mujer adulta y viví miles de procesos relacionados con compromisos y terapias de género.... Esta decisión fue muy orgánica y sentí que me centraba en esta comunidad para seguir trabajando en mí misma y conocer mejor la feminidad de quienes me rodean.... Siento que compartir mis inquietudes y recursos abre mi propio cuerpo al proceso cósmico de autoconocimiento, aprendizaje y sanación....

Los que habéis trabajado exclusivamente con la feminidad sabéis de lo que hablo.

La fisicalidad femenina tiene muchas huellas patriarcales que hay que soltar, el poder de bailar, de moverse y de transformar.... Para mí es imposible hablar de empoderamiento sin comprometerse con el cuerpo. Trabajar con la danza en comunidad y trabajar con la feminidad es para mí un acto político.

En este sentido, sólo puedo aprender del espacio "Muchas" de la Fundación Enredos. Siento que no es 'Otras', ni 'Otrorizadas', sino 'Muchas', un término muy potente....

Muchas gracias por sus amables palabras y su reseña, "Lucia". 'Muchas' nació de mi deseo, de una necesidad muy profunda que me resultaba muy difícil de imaginar. Por mi parte: Yania Concepcion, Esther Woogham, Gloria Fotun.... y desde hace un par de años (¡nos unimos en diciembre de 2017!) tengo un gran equipo que sale de Esto surgió donde siempre me escondí y además no podía aceptar porque sentía que no tenía la legitimidad suficiente para hacerlo. Creo que también tiene que ver con mi historia personal. Creo que tiene que ver con mi ascendencia y con el hecho de que no hay ninguna referencia en mi historia familiar a un puesto de liderazgo profesional.

Muchas" es un proyecto mensual de la Fundación Entredós, en el que cada vez se invita a una mujer racializada a dar una charla. El tema, el formato, todo lo determina el protagonista. El público (mujeres racializadas o no) es mixto, y el formato en línea también permite que acudan hombres si la ponente lo desea. Empecé Muchas porque sentía la necesidad de un espacio para pensar y aprender de un feminismo diferente al feminismo hegemónico. Desde el momento en que escuché a Antoinette Torres, fundadora de Afroféminas, hablar sobre feminismo negro en Matadero, sentí una llamada interior. Marina, las cuestiones sobre la raza que dejaste atrás en la Soul Party de Río de Janeiro siguen sin resolverse para ti. Es hora de volver a abrir este archivo".

Luego me puse en contacto con amigos y amigos de amigos, recibí varias peticiones de autógrafos y recomendaciones, y aquí estamos.

Muchos oradores ya se han ido, todos excitados, colocados, enfadados.... Tengo muchos recuerdos de aquella noche. Tuvimos la suerte de contar con muchas mujeres, como Lucía, Esther (Mayoko) Ortega, Elcinia Torres, Jeannete Tineo, Georgina Marcelino, Anna Fux, Xirou Xiao, Quinny Hernandez, etc. Podríamos contar muchas feminidades.... Y en abril, Marina Gómez Gutiérrez , @afrofeministe , vendrá con el tema "Decolonialidad en la moda".

De "Muchas" han salido grandes proyectos, como "Visibles", un taller creativo para mujeres racializadas con la ponente Caressa Ramos. También nos gusta que sea una plataforma que sigue apoyando proyectos como 'La Güira' (un gran podcast de Yania y Georgina Marcelino).

Además, en cuanto a la cuestión de los nombres, su historia me parece muy interesante. Nunca se me habría ocurrido utilizar los términos "Otras" u "Otrorizadas". Pues buscaba precisamente un nombre que llenara la boca de quien lo pronunciara. Cuando empecé "Mucha", estaba cansado de sentirme un extraño, como el anterior. Cuanto más me especializaba, más perdía de vista lo que me rodeaba, y eso no me gustaba nada.

"Muchos" significa "abundancia". Muchos" significa VARIEDAD y POTENCIA. Cuando pronunciamos estas palabras, sentimos que el poder entra en nuestro cuerpo. Somos las personas que lideramos, creamos, enseñamos, alteramos el orden y ocupamos espacios nunca imaginados porque no había nadie como nosotros. ...... Empujamos las puertas que vemos, estén abiertas o no. Y si hay una pared en blanco, dibujan una puerta o una ventana por la que pasar. Mujeres, diseñadores afro e inmigrantes que desafían el racista y bárbaro sistema capitalista europeo. Aprender cada día, en movimiento, en construcción. No hay un discurso detallado, pero siento muchas cosas. Y me muevo como me siento.

  • Marina Santo.
    Foto: Fernanda Carvalho
  • Marina Santo
    Foto: Fernanda Carvalho

18. no debemos olvidar el taller del festival Quilombo Nimba, del que aún hoy se habla, ¿qué ocurrió allí?

La experiencia de estar en un grupo de unas 20 personas que son todas racistas es muy poderosa. Lloré mucho en esta sesión, la belleza, la emoción y también el dolor, hacía 40 años o así que no bailaba en una clase sólo con gente de diferentes razas. Me hizo pensar mucho. Era algo muy especial. Las personas que estaban allí conmigo lo experimentaron. Estoy muy agradecido por esa oportunidad. Fue muy curativo.

Y aparte de los caminos que llevan a la danza, los caminos físicos, los caminos que me trajeron a Madrid, los caminos en los que me quedé.... ¿Cómo fue para usted encontrar su camino como afroamericana y emigrante en el campo de la danza?

Como he dicho antes, no me considero un bailarín corriente. Nunca he hecho muchas audiciones y siempre he participado en proyectos que me atraen y que son de artistas que conozco o que están en mi círculo. Creo que me eligieron porque querían algo especial que otros bailarines no tienen.  En danza me ven como actriz y en teatro como bailarina. Las categorías no me definen. Creo que en ningún momento fui consciente de que mi imagen de mujer brasileña se creaba al estar en el escenario en un contexto europeo.  Sabía que mi interés por la danza no lo era todo, así que me esforcé por compaginar mi trabajo en la alimentación y mis proyectos artísticos, y no veía que mi deseo encajara en la realidad de la ciudad.

Madrid es como una madre: te acoge, te da la bienvenida, te encuentra una familia y te da un hogar. La danza contemporánea ha evolucionado mucho en comparación con 2006, cuando llegué. Pero si nos fijamos en el trabajo, en las obras, seguimos viendo muy poca gente racista. Si nos fijamos en los asientos del teatro, rara vez vemos gente racista. Es muy inquietante que no sepamos dónde están y por qué no están "EN TODAS PARTES".

En mayo participamos en Mover Madrid, un proyecto de Lucas Condro y Poliana Lima (él: argentino, ella: Brasileño, dos artistas activos en la escena de la danza contemporánea de Madrid), que ofrece un taller gratuito para personas en situación de racismo y una exposición con presentaciones y debates, celebrados en la Sala Cuarta Pared.

Como artista, verá la ciudad o incluso España en su conjunto desde una perspectiva completamente diferente. ¿Cuáles son las oportunidades artísticas en Madrid/España y cómo se comparan con las de otras ciudades/países que ha visitado?

No creo ser la persona más indicada para responder a esta pregunta. Creo que Madrid no es un referente de la escena contemporánea como Francia, Bélgica o el Reino Unido. Aquí hay pocos recursos económicos y muy poco apoyo a los artistas. Hay una paleta heredada de la dictadura. Pero al mismo tiempo, siento que cuanto más queremos hacer, más podemos hacer porque estamos en Madrid. Hay pulso, hay locura, hay energía. No siempre estamos en nuestro mejor momento, pero encontramos la manera y lo hacemos. No sé si el rigor de un país que tiene un alto estatus artístico en este sentido es algo positivo.

Mi experiencia en Birmingham (trabajé varias veces con Be Festival como parte de Be Next, el precursor del proyecto juvenil Global Generation) fue muy impresionante. La calidad del espacio, el número de personas racializadas que ocupan el teatro encima y debajo del escenario ... Todas estas cosas me hacen pensar mucho. En este sentido, Madrid debe seguir desarrollando....

¿Y cuánto daño ha hecho la pandemia?

Mucho. Tratar con la cultura es tratar con el contacto, la piel, el sudor y la intimidad.

Por supuesto que hay posibilidades, y nos adaptamos lo mejor que podemos, pero también hay miedo, y nuestra capacidad está muy limitada. Tanto en el aula como en el teatro.

Pero mucha gente se está reinventando. Han puesto en marcha una escuela que se llama "la escuela Marina Santo", ¿cómo se dice, de casa o "con casa"?

Sí, es una locura pensar que una escuela surgió oficialmente del trabajo realizado durante el encierro. Ni siquiera sé en cuántas casas he vivido. No trabajo según un procedimiento establecido, y quedarme mirando la pantalla no es compatible con mi forma de enseñar.  Integrar el espacio de la casa y crear materiales que incorporasen lo simbólico, lo espacial y lo funcional fue un ejercicio de liberación, ampliando los límites de la danza, de la creación, de mi relación con la casa, incorporando otras referencias artísticas y utilizando medios audiovisuales. Por ejemplo, establecer la conexión entre el cuerpo y el hogar utilizando la anatomía, las sábanas/piel, las almohadas/carne, etc. fue una tarea divertida pero difícil. Este trabajo se profundizó realmente a medida que aprendíamos a hacer frente a todo lo relacionado con la pandemia en un momento muy difícil para nosotros como comunidad. Mi grupo más estable (llevo casi 11 años trabajando con la Fundación Entredos) es mi gran laboratorio. Me impresionó mucho su trabajo artístico: vídeo, poesía, audio y fotografía. Sabía que saldría algo, pero no esperaba que fuera una escuela digital. Alicia Benito, una mujer feroz que se toma muy en serio la marca personal (una gran aliada de 'Muchas'), me dijo tras asistir a mi clase sobre Zoom: "Esto es muy fuerte. Acepté, sin saber que tres meses después presentaría el primer programa, Casa y cuerpo en Danza, una versión condensada de las sesiones y momentos de laboratorio que tuvieron lugar entre marzo y junio de 2020.

¿Qué le parecería que asistieran a sus clases personas que no saben bailar o creen que no saben hacerlo?

Mis sesiones son un espacio protegido para experimentar nuevas formas de estar en movimiento. Hago sugerencias e invito a decidir hasta dónde y a qué profundidad llegar. Trabajo con los códigos de la danza contemporánea como la clave más democrática al alcance de todos. Puedes hacer lo que quieras, excepto perjudicarte a ti mismo, a tu espacio y a tus colegas. El resto depende de ti. Nos gustan las sorpresas y los secretos. Somos una comunidad con edades y perfiles diferentes. Todos bailamos para conocernos, descubrir nuevos lenguajes de movimiento y sentir alegría.

Sé que es difícil planificar en estos días, pero.... ...¿tiene planes para 2021?

Junto con los jóvenes de la "Generación Global" volvimos a trabajar en el "Proyecto Transfronterizo", un proyecto maravilloso que nos da esperanzas para el futuro de nuestra ciudad.

Y desde el Colegio Marina Santo, ¡se relanza el programa "Casa y Cuerpo en Danza" que iniciamos el año pasado! La Semana 0 (gratuita) está abierta a todos a partir del 15 de marzo e incluye una sesión en directo conmigo el 22 de marzo a las 20.00 horas. Para inscribirse, visite https://escuela.marinasanto.com/casa-y-cuerpo-en-danza-semana-0-2ed/.

Gracias por su continuo apoyo.

Por Lucía y por ti.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Potencia tu salud con la danza del empoderamiento femenino puedes visitar la categoría Ponerse en forma.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad