Las mejores posturas de yoga con animales para niños

Las mejores posturas de yoga con animales para niños

El yoga es una actividad recomendada para todos los niños. Buscar el equilibrio y la armonía es una buena base para que los niños lleven una vida adulta feliz y sana en el futuro.

Para los niños inquietos o activos, pero también para los tímidos, el yoga puede ayudar a canalizar la energía y reforzar la autoestima. Los niños activos pueden aprender a relajarse y concentrarse, mientras que a los niños tranquilos se les puede animar a perder el miedo a los extraños y abrirse al universo que les rodea.

Beneficios del yoga para los niños y posturas de animales.

Reservar yoga

Lo que consiguen mental y físicamente los niños que practican yoga.

Quizás te interesa:Los 10 beneficios del patinaje que quizás no conocíasLos 10 beneficios del patinaje que quizás no conocías

1- Desarrollo y mejora de la fuerza muscular motora.

2- Movilidad en todas las articulaciones.

3- Mejora de los hábitos posturales de la columna vertebral.

4- Masaje de los órganos internos.

5- Mejora de los hábitos respiratorios.

Quizás te interesa:Los 3 tipos de actividades físicas que debes combinarLos 3 tipos de actividades físicas que debes combinar

6- Activación de la circulación sanguínea.

7- Mejora de la autoestima.

8- Menos estrés para los niños.

9- Aumento de la percepción sensorial.

10- Agilidad, resistencia.

11- Tranquilo y relajado.

12- Estiramiento.

13- Mejor desarrollo de la atención, la concentración, la memoria y la imaginación.

14- Armonización de la individualidad y la personalidad.

15- Canalización oportuna de la energía física.

16- Mejor comprensión e interacción con los demás.

Fuente: http://www.myfirstyoga.com/blog/

Quienes practican yoga desde una edad temprana crean la mejor base posible para la edad adulta. Su flexibilidad y sentido del equilibrio hacen que les resulte muy fácil mantener las posturas. Además, muchos niños son muy activos y emprendedores en sus juegos, por lo que basta con animarles un poco para que se enganchen y jueguen repetidamente. Los niños pueden desvincularse completamente de su entorno y centrarse por completo en el juego, pero este alto nivel de concentración no dura mucho. Por esta razón, las clases de yoga para niños son muy diferentes de las de adultos. Son activos y divertidos, con una mezcla de juegos, posturas, viajes de fantasía y canciones.

Los niños tienen predilección por la imitación. Gracias a esta afición por la imitación y al hecho de que muchas posturas de yoga llevan el nombre de animales, pájaros, insectos y formas familiares para ellos como barcos, árboles y puentes, no es demasiado difícil idear sesiones cortas adaptadas a los miembros más jóvenes de la familia. Si practicas yoga, puedes inventar tus propias historias para introducir posturas sencillas y divertidas. Aparte de los beneficios físicos y mentales del yoga, es una oportunidad para relacionarse con otros niños sin competir y aprender a trabajar en equipo y a respetar a los compañeros.

La práctica del yoga es una forma divertida de que los niños desarrollen habilidades importantes en un entorno positivo y no competitivo.

En este ambiente apropiado para el desarrollo, se anima a los niños a desarrollar la fuerza, la coordinación, la flexibilidad, el equilibrio, la conciencia corporal, la capacidad de atención y la confianza en sí mismos mientras se relajan y se divierten.

Con niños pequeños, encontrar tiempo para hacer ejercicio es una tarea imposible. Sin embargo, el yoga es una alternativa ideal, ya que además de relajar, fortalece los músculos y puede practicarse con niños pequeños. Aunque el yoga suele considerarse un ejercicio para adultos, también puede practicarse como actividad familiar.

Según los expertos, los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de los cuatro años. A esta edad, ya controlan mejor su cuerpo y son capaces de realizar movimientos de yoga en determinadas posturas. Además, a los cuatro años entienden lo que se espera de ellos y disfrutan con el ejercicio.

La clave para que los niños se comprometan: ir a una clase de yoga que se adapte a ti

Las mejores posturas de yoga con animales para niños

Sólo hacen falta unas pocas cosas para motivar a los niños. Por otro lado, también es fácil perder el interés. Del mismo modo, los niños pueden desentenderse rápidamente de su entorno, pero esta concentración no dura mucho tiempo. Por lo tanto, es importante encontrar las clases adecuadas para animarles a practicar yoga.

El yoga para niños es diferente de las clases de yoga para adultos. Las clases de yoga para niños son más divertidas porque las distintas posturas se convierten en un juego. Puede ser un viaje de fantasía o una canción.

Siete razones por las que los niños hacen yoga

  1. Mejora la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio. Los niños suelen ser muy flexibles, pero es importante desarrollar una práctica que les permita mantener esta flexibilidad a medida que crecen. En este caso, el yoga es una actividad ideal, sobre todo en la infancia. También favorece la coordinación, el equilibrio, el ritmo y la fuerza muscular.
  2. Promueve la armonía. A diferencia de otros deportes, el yoga ofrece a los niños la oportunidad de relacionarse entre sí sin competir. Los niños pueden aprender a trabajar en equipo y a respetar a sus compañeros sin competir entre ellos. Además, estos ejercicios fomentan la armonía interior y sientan las bases de una vida equilibrada en el futuro.
  3. Canalizar la energía. Muchos padres creen que si sus hijos son inquietos o hiperactivos, no pueden practicar yoga. Sin embargo, este no es el caso. El yoga infantil puede ayudarles a liberar el exceso de energía, relajarse y mejorar su concentración.
  4. Crear hábitos saludables. El yoga es una excelente forma de ejercicio, y si se practica desde una edad temprana, los niños pueden desarrollar un estilo de vida más activo y mantener bajo control el peso y la obesidad. Al aprender a calmar su mente, el yoga también puede ayudarles a evitar problemas de alimentación emocional.
  5. Mejorar la autoestima. El yoga no sólo tiene beneficios físicos, sino también mentales. De hecho, es un ejercicio ideal para niños tímidos y cohibidos, ya que les ayuda a perder el miedo al contacto social. Estos ejercicios refuerzan la confianza en sus capacidades y su autoestima.
  6. Estimulación del autocontrol. Los ejercicios de yoga estimulan el autocontrol y son muy eficaces para ayudar a los niños a aprender a controlar sus emociones. El yoga les ayuda a lidiar con la frustración y la ira, les enseña a ser pacientes y a canalizar estos sentimientos negativos.
  7. Fomenta el autoconocimiento. El yoga no sólo promueve el conocimiento físico, sino también el mental. Estos ejercicios permiten a los niños ser más conscientes de sus sentimientos y pensamientos, al tiempo que aprenden que las limitaciones físicas pueden superarse. El yoga es incluso un ejercicio excelente para niños con ciertas limitaciones motrices.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las mejores posturas de yoga con animales para niños puedes visitar la categoría Ponerse en forma.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad