El significado de los tatuajes

El significado de los tatuajes

La palabra tatuaje procede del francés y significa "tatuaje". El término designa el acto y el resultado del tatuaje, que consiste en utilizar una aguja especial o un sello con tinta para dejar una imagen o marca en la piel.

Por ejemplo: "De pequeño quería hacerme un tatuaje en el brazo, pero no me atreví"; "John tiene un tatuaje de Superman en el pecho"; "Reconocí al asesino por el tatuaje de su cara".

Los tatuajes son dibujos o marcas que se dibujan en la piel inyectando tinta bajo la epidermis. Según los registros hallados por los arqueólogos, la técnica es variada y se utiliza desde hace miles de años.

Tanto la técnica como la finalidad del tatuaje han cambiado a lo largo de la historia. Entre las tribus polinesias, por ejemplo, los tatuajes se utilizaban para infundir miedo a los enemigos y reforzar la jerarquía y el estatus. Los nativos norteamericanos, por su parte, utilizaban los tatuajes para recordar ciertos acontecimientos o para marcar su edad adulta.

En los países occidentales modernos, el concepto de tatuaje ha cambiado en las últimas décadas. En otro tiempo, era el distintivo típico de los marinos, pero ahora lo llevan personas marginadas que viven al margen de la ley. Por último, los tatuajes se han vuelto socialmente aceptables, también por razones estéticas.

Quizás te interesa:El teletrabajo, una oportunidad para mejorar la calidad de vidaEl teletrabajo, una oportunidad para mejorar la calidad de vida

El estilo estarcido difiere de los dos anteriores en que utiliza una "plantilla" para aplicar la tinta sobre la piel, y sus diseños suelen considerarse menos artísticos porque no hay gradaciones, son monocromos y carecen de originalidad y espontaneidad.

Los tatuajes están llenos de contenido simbólico y mensajes que expresan el uso del cuerpo. Ya no sirven para identificar y estigmatizar a quien las lleva, sino que son un medio de popularizar y democratizar lo que la persona quiere decir de sí misma.

El carácter personal, la construcción de la subjetividad, es el mecanismo que da forma al propio cuerpo en busca de la identidad, dijo a Castañeda David Gutiérrez, profesor de Historia del Arte en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) Morelia de la UNAM.

Nos estamos alejando del viejo estigma de la formalidad, lo que no significa que sea buena o mala, simplemente es una forma de acercarse a la comunidad, afirmó el sociólogo Héctor Castillo Berthier, del Instituto de Investigación Social, que elaboró el estudio.

Históricamente, éstos -junto con otros signos como la estratificación, las prótesis, la manipulación de labios y orejas- fueron procesos rituales, formas de disciplina y control, diferenciación de clases sociales y organización de las diferencias de género en el cuerpo.

Quizás te interesa:El valor de la amistadEl valor de la amistad

Los tatuajes se han utilizado simbólicamente en diversas sociedades desde la antigüedad. También lo utilizaban los aztecas, mayas y amazonas prehispánicos, y los grupos insulares del Pacífico, como los maoríes en Oriente, lo perforaban y lo incrustaban.

En la época moderna, esta transición entre Oriente y Occidente se produce cuando marineros y navegantes comienzan a tatuarse y traen esta moda a América.

Durante mucho tiempo se les marcó y se les dio un carácter negativo. Lo llevaban los marineros y los presos. Hubo un tiempo en la cultura occidental en que no se permitía llevar tatuajes a la hora de solicitar trabajo o matricularse en determinadas escuelas. Era un motivo de rechazo aceptado por la mayoría de la población, explica Castillo Berthier.

Desde 1950, esto ha cambiado y se ha resocializado, de modo que hoy ha pasado de ser un estigma a una formalidad, afirma el experto.

Aceptación

El significado de los tatuajes

A finales de los años setenta y principios de los ochenta se produjo una fuerte movilización mundial de la "Mara Salvatrucha", jóvenes salvadoreños con la cabeza rapada y vistosos tatuajes en la cara y el cuerpo. Tenían pintadas en la cara las palabras "Dios mío, perdóname por mi vida loca" y pequeñas lágrimas en los ojos que representaban el número de asesinatos que habían cometido. Tenían una estructura física de violencia, informalidad y criminalidad.

Desde el momento en que Marrero empezó a marcar, exhibir y mostrar su cuerpo, consiguió una gran aceptación en la comunidad juvenil y fue muy popular a finales de los 80 y principios de los 90. Es una moda que aparece en la televisión y en las revistas, entre artistas y futbolistas", dice Castilla Berthier.

Para los sociólogos, "tenemos una transición de la historia, de la parte ritual a la parte popular que cualquiera puede hacer. Hoy en día, los tatuajes ya no tienen ese significado simbólico, sino que se han convertido en una declaración de moda. Ha perdido su significado simbólico, ha adquirido una individualidad y un sentido del estilo más directos, ha creado una nueva forma de identidad, y la gente con tatuajes ya no es impopular".

El historiador del arte Gutiérrez Castañeda sostiene que los tatuajes han resurgido desde los años 50, cuando "el sistema capitalista 'liberalizó' el cuerpo y permitió que todo el mundo se preguntara por su existencia y significado". Vio la posibilidad de que "el cuerpo ya no esté regulado biopolíticamente, sino que tenga un margen en el que uno pueda hacer el cuerpo que quiera".

El profesor ENES Morelia afirmó que los tatuajes aparecen hoy como un mecanismo personal de demarcación y de entrega de la propia subjetividad.

Los temas son variados, y figuras como águilas, guerreros y leones son siempre muy solicitadas. También hay símbolos antiguos, como grecas prehispánicas y signos orientales, así como mensajes directos y codificados de la cultura popular, como figuras de cómic y famosos.

Es una búsqueda de identidad, y los elementos que refuerzan y promueven la propia identidad son bienvenidos y representan una expresión de voluntad: "Estoy aquí, así es como quiero presentarme, así es como quiero que me vean".

Según Gutiérrez Castañeda, la composición de todo el cuerpo, no sólo del tatuaje, es la forma en que se construye la cultura democrática contemporánea.

Riesgo

Paula Torres Camacho, dermatóloga de la Unidad de Investigación de Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM, señala que la técnica con microagujas puede provocar reacciones inflamatorias importantes, dejando cicatrices notorias que permanecen en la piel, pero hacen que el tatuaje se desvanezca.

La falta de higiene también puede provocar infecciones como la hepatitis, el herpes simple, el virus del papiloma humano y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Siempre existe el riesgo de contraer infecciones de transmisión sanguínea. Los tatuajes son punciones realizadas en la piel mediante microagujas para depositar tinta en distintas capas de la piel, especialmente en la dermis, donde puede permanecer durante mucho tiempo. Por ello, señaló, las células que reconocen lo extraño pueden a veces desarrollar una reacción inflamatoria o de rechazo a la tinta.

Es importante no hacerlo en las zonas con piel fina, como las arrugas, la cara y los genitales, sino dar prioridad a las zonas con piel más gruesa, como los brazos, las piernas, la espalda y el pecho.

"Siempre prestamos atención a las condiciones del lugar, la formación del tatuador, dónde va la tinta, el tipo de tinta que utiliza y si es fiable, una higiene adecuada, agujas estériles, cuidados tras el tatuaje, incluido lubricante y protección de la luz solar, etc.". Debes hacerlo". Recomiendan que.

En algunos casos, la inflamación es especialmente grave, lo que provoca que la costra se desprenda y el tatuaje salga flotando. También pueden producirse reacciones de rechazo, infecciones víricas verrugosas del tatuaje y micobacteriosis. Las micobacterias (similares a la Mycobacterium tuberculosis pero causantes de infecciones cutáneas) suelen estar causadas por una técnica deficiente, agujas no esterilizadas y tinta contaminada.

Los expertos explican que la eliminación de tatuajes vuelve a ser un procedimiento invasivo en el que la tinta se elimina quemándola. Existe el riesgo de que queden cicatrices, de que el tatuaje no desaparezca por completo y de que queden quemaduras y marcas en la piel. Toda la piel se regenera, pero la dermis tiene fibras de colágeno que afectan al proceso de cicatrización. Existen cicatrices hipertróficas y cicatrices queloides (cicatrices gruesas) según el tipo de piel y su cicatrización. Por lo tanto, antes de hacerse un tatuaje, hay que saber cómo quedarán las cicatrices, que no se pueden producir cicatrices queloides, que la tinta se puede repeler y dónde coserlo", argumentó.

Torres Camacho explicó que para hacerse un tatuaje hay que acudir a un lugar fiable e higiénico y que un grabador experimentado enseñe a usar la tinta. Por ejemplo, el negro y el azul oscuro son los menos reactivos. Los colores que contienen cromo, magnesio y mercurio, como el amarillo, el rojo y el azul claro, provocan más reacciones.

El pigmento es un mineral que contiene metales, y el cuerpo reacciona a las sustancias extrañas cuando se quedan atrás.

Si tienes un tatuaje, Torres Camacho recomienda aplicar cremas y protectores solares, ya que la tinta sale a la superficie por los cambios celulares y se desvanece poco a poco.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El significado de los tatuajes puedes visitar la categoría Ideas para vivir mejor.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad