Vivir con el síndrome de la mujer agotada

Vivir con el síndrome de la mujer agotada

Blog Mujeres agotadas.

Cada mujer sufrirá de una forma u otra y por motivos completamente distintos. ¿Cuántas veces has dicho "no puedo más"?

Vivir con el síndrome de la mujer agotada

¿Estás agotada, sientes que no puedes más, estás cansada de tener que hacerlo casi todo tú sola, te exiges mucho y sientes que nada es suficiente, te sientes estresada?

¿Qué es el síndrome de la mujer exhausta?

Vivir con el síndrome de la mujer agotada

El síndrome de agotamiento es una enfermedad de nuestras mujeres del siglo XXI, que se manifiesta cuando las exigencias del exterior y del entorno son mucho mayores de lo que se espera que las mujeres puedan afrontar.

Hacerlo todo cada día y seguir atascado. Levantarse temprano y trabajar hasta altas horas de la noche para hacer las cosas.

Siempre mirando la agenda y el reloj, sin avisar.

Quizás te interesa:Y el mejor momento para salir a correr es…...Y el mejor momento para salir a correr es…...

Y una fatiga crónica que no desaparece por mucho que duermas.

** Las flores de Bach te proporcionan la ayuda emocional que necesitas para sentirte bien y volver a ser tú mismo**.

¿Se siente abrumado por la rutina diaria?

Las mujeres a menudo se descuidan sin saberlo.

Tenemos el deber de cuidar (de) los que nos rodean. Pero, ¿quién cuida de nosotros cuando estamos enfermos o agotados?

Nos esforzamos por ser la esposa perfecta, la madre perfecta, la empleada de éxito, la casa maravillosa, cuidar de los niños, las citas con el médico, gestionar las finanzas domésticas, la compra, cuidar de los animales, llevar el coche al taller, ... Etc.

Quizás te interesa:¡Ay la leche! La verdad sobre los lácteos

Sinceramente, intentar ser una superwoman que lo hace todo bien es una tarea imposible para ti, para mí y para cualquier otro ser vivo con piernas.

¡No es justo!

Las mujeres están estresadas por la sobrecarga diaria, la falta de una red de apoyo estable y los escasos recursos para hacer frente a la situación.

Y no nos engañemos, la carga emocional sigue recayendo sobre nosotros en la mayoría de los casos.

He trabajado toda mi vida y tengo tres hijos, dos de los cuales son mis cuñados. Mi trabajo siempre requiere viajar mucho, me gusta tener un perro, hacer ejercicio, trabajar en red, crear contenidos, planificar el menú semanal, hacer la colada, la limpieza, la compra, hacer de chófer de mis hijos adolescentes, hacer revisiones, tareas domésticas y sí, ¡siempre me siento muy cansada!

¿Qué le parece? Se denomina "síndrome de fatiga" y, aunque no está clasificado como enfermedad, desempeña un papel importante en la salud mental de las mujeres. El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido ya utiliza el término TATT (Tired all the time, "cansado todo el tiempo") para referirse a esta situación.

Este síndrome es más frecuente en mujeres que compaginan su trabajo con las tareas domésticas, la crianza y el cuidado de enfermos, ancianos y niños.

Por ejemplo, la OCDE (2021) señala que las mujeres mexicanas realizan más del 75% del trabajo doméstico en casa, dedicando el doble de tiempo que los hombres.  Un análisis de la naturaleza dual del teletrabajo y el trabajo remunerado lleva a la conclusión de que esto conduce inevitablemente a la fatiga física, mental y psicológica.

La participación de las mujeres en la población activa ha aumentado, pero la de los hombres en el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado no lo ha hecho en la misma medida.

¿Qué se puede hacer al respecto?

1. Educar a nuestros hijos, hijas y niños en hogares de los que todos somos responsables colectivamente.

2. tomarse un descanso y no sentirse culpable por ello.

3. pide ayuda cuando la necesites y deja de pensar que tienes que hacerlo todo tú.

4. Llega a un acuerdo con tu pareja sobre el trabajo no remunerado en casa.

5. Comprometerse con la nueva masculinidad y la paternidad compartida.

6. también debe comprender que esta labor no es responsabilidad exclusiva de la familia, sino que requiere la participación del Estado, la economía, la comunidad y la sociedad en general.

Por ejemplo, aplicando políticas públicas que den visibilidad a la economía asistencial. Pero incluso en medio de todo esto, las mujeres deben cuidar su salud física y mental.

Griselle Sordo Asesora de Igualdad y Diversidad|Especialista en Liderazgo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Vivir con el síndrome de la mujer agotada puedes visitar la categoría Habitos de vida saludable.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad