Comer con ansiedad: trastornos de la conducta alimentaria

Comer con ansiedad: trastornos de la conducta alimentaria

Después de un periodo de comer en exceso, no es fácil volver a los hábitos saludables. A menudo, la urgencia y el miedo a perder el "exceso de peso" son emocionalmente contraproducentes y, en lugar de practicar hábitos alimentarios saludables y comer bien, se producen atracones y síntomas de culpa y frustración. La exigencia de dietas estrictas o la prohibición de comer pueden llevar al fracaso, y el hecho de haber fracasado repetidamente puede convertirse en una obsesión y derivar en un trastorno alimentario.

¿Tiene a veces impulsivas e incontrolables ganas de comer? Si es así, preste atención al artículo. Le ofrecemos algunas pautas para controlar su apetito y evitar los atracones. Y si quieres ampliar tu formación profesional en trastornos de la conducta alimentaria, puedes hacer el Máster en Trastornos de la Conducta Alimentaria + Prevención de la Anorexia/Bulimia o el Máster en Obesidad y Mejora de la Nutrición + Trastornos de la Conducta Alimentaria.

¿Cuáles son las causas de los atracones?

Comer con ansiedad: trastornos de la conducta alimentaria

El hambre y las emociones están estrechamente relacionadas. A menudo comemos por aburrimiento, tristeza, estrés, frustración, ansiedad, depresión, baja autoestima y desequilibrio emocional. Esta confusión emocional nos dificulta saber si comemos por hambre real o por hambre emocional.

Las emociones negativas llevan a comer de forma impulsiva e incontrolable, lo que a su vez conduce a los atracones para aliviar temporalmente los sentimientos. Se consigue satisfacción a corto plazo, pero el problema persiste y los sentimientos negativos aumentan y empeoran a largo plazo, por lo que es más fácil caer en un círculo vicioso. Como resultado, esta compulsión por comer, combinada con el hambre emocional, puede tener graves consecuencias.

Consecuencias psicológicas

Según los expertos, el hambre emocional puede aumentar el riesgo de trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, la obesidad y los trastornos alimentarios compulsivos.

Quizás te interesa:Cómo actuar con los primeros síntomas del vértigoCómo actuar con los primeros síntomas del vértigo

La ansiedad suele compensarse con comida.
El malestar es psicológico, pero la comida puede ser un aliado para aliviar la ansiedad.

He aquí algunos consejos alimentarios eficaces que puede incorporar a su rutina diaria.

  • De cinco a seis comidas al día: hay muchas razones por las que los nutricionistas recomiendan comer pequeñas cantidades varias veces al día, y una de ellas es reducir la ansiedad: Tener el hábito de comer entre cinco y seis veces al día crea una sensación de estabilidad y seguridad, que ayuda a calmar la mente. También ayuda a regular y mejorar el metabolismo, evitando las digestiones pesadas y el malestar físico.
  • Varíe su dieta: Como cada grupo de alimentos ofrece una amplia gama de opciones, es importante que no caigas en la repetición de alimentos y la monotonía. Es normal tener aversiones alimentarias y no sólo un grupo de alimentos que te desagrade, así que esa excusa ya no vale. Por el contrario, las personas que tienen miedo de comer ciertos alimentos porque creen que les harán ganar peso necesitan saber que no hay alimentos prohibidos, sólo necesitan saber con qué frecuencia deben comerlos y cuáles son las cantidades recomendadas. Si siguen una dieta variada durante todo el día y toda la semana, la necesidad psicológica y biológica de comer compulsiva y desenfrenadamente desaparece y la ansiedad disminuye.
  • Establece un horario: Es una buena idea establecer un horario aproximado para tus actividades; incorporar cinco o seis comidas a un horario fijo que te convenga también te ayudará a encontrar el orden y la calma al final del día.
  • Compre con una lista de la compra: Si compras espontáneamente sin una lista, es probable que compres alimentos que no necesitas o que no son sanos. Es importante disponer de una amplia gama de alimentos sanos para evitar la tentación de picar entre comidas cuando se tiene miedo.
  • Ejercicio moderado: Un estilo de vida activo puede ayudar a aliviar la tensión y a superar las preocupaciones y la ansiedad. Es importante introducir gradualmente el tipo de ejercicio que cada individuo puede hacer. Por ejemplo, caminar 45 minutos al día suele ser suficiente. Es más fácil hacerlo si elaboras un plan que se ajuste a tu horario semanal.

Si quieres saber más sobre la ansiedad, visita esta página.

ansiedadyestres.org

Quizás te interesa:Cómo afecta el cambio de horario a tu sueñoCómo afecta el cambio de horario a tu sueño

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Comer con ansiedad: trastornos de la conducta alimentaria puedes visitar la categoría Habitos de vida saludable.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad