Somos lo que absorbemos, no lo que comemos

Somos lo que absorbemos, no lo que comemos

Introducción.

Para poner en práctica las famosas palabras de Hipócrates "Somos lo que comemos", es importante darse cuenta de que, de todos los nutrientes que contienen los alimentos que ingerimos, los que son beneficiosos para nuestra salud y viceversa son los que pueden ser absorbidos y asimilados por el metabolismo.

La buena o mala absorción de nutrientes en el organismo determina lo que ocurre dentro y fuera". Por esta razón, es importante la función del intestino delgado con sus vellosidades intestinales (pequeños pelos visibles para todos que transportan nutrientes del intestino delgado a la sangre). La mayor parte de los nutrientes se absorben en el intestino delgado y el resto en el grueso.

Desarrollo.

Algunos de ustedes se preguntarán por qué Margi habla hoy de la absorción intestinal. La respuesta es sencilla: para aprovechar al máximo lo que comes, tu intestino tiene que estar en perfectas condiciones, porque aunque te atiborres de comida, puede que te falten algunos nutrientes.

Quizás te interesa:Sopa de miso con brócoliSopa de miso con brócoli

Hay varios factores que pueden afectar a la absorción.

  • Estimulación de las vellosidades intestinales. La celiaquía y la intolerancia al gluten son ejemplos típicos. En muchos casos, pasan años antes de que se haga el diagnóstico, porque durante este tiempo el gluten daña la mucosa intestinal. Dependiendo de si el intestino celíaco está expuesto al gluten o no, las vellosidades retroceden gradualmente y acaban desapareciendo. La anemia y la pérdida de peso son típicas en los niños con intolerancia al gluten o enfermedad celíaca, y la estatura puede no alcanzar el mínimo en cada etapa del crecimiento.
  • Ingesta de alimentos y sustancias estimulantes. El alcohol, el tabaco y otras drogas alteran y reducen las vellosidades intestinales y la flora bacteriana del intestino. Los antibióticos y algunos medicamentos también pueden irritar la mucosa intestinal. Y no podemos dejar de mencionar el azúcar como "archienemigo". El consumo excesivo de azúcar altera la flora bacteriana e irrita las vellosidades intestinales.
  • Biodisponibilidad de nutrientes Margi Estoy aquí para ayudar a la gente a entender sin usar palabras extranjeras. La biodisponibilidad es la cantidad de un nutriente (presente en los alimentos) que nuestro organismo absorbe. Un ejemplo sencillo es el calcio de un vaso de leche. Muchas personas creen que beber leche aporta más calcio que comer coliflor, por ejemplo. Se sorprenderán cuando les diga que la biodisponibilidad del calcio en la leche es del 30-32%, mientras que la coliflor aporta el 69% del calcio. Este ejemplo ilustra muy bien el dicho "Somos lo que ingerimos".
  • Tolerancia de los alimentos Hay combinaciones de alimentos que mejoran la síntesis y absorción de ciertos nutrientes, pero a la inversa, una mala combinación puede atrapar y encapsular algunos de estos nutrientes para que no se absorban en el intestino. Entran por la boca y salen por la parte inferior del cuerpo. No utilizados. Por ejemplo, los frutos secos y algunas verduras de hoja verde contienen sustancias como el ácido fítico y los oxalatos. Estas sustancias se combinan con minerales, como el calcio de los alimentos, para formar sustancias que no podemos absorber. Sin embargo, los creyentes pueden estar seguros de que la naturaleza es sabia y siempre tiene medios a mano para minimizar estos problemas.

Asegurémonos de que nuestra dieta es eficaz.

En este artículo, le daremos consejos sobre cómo mejorar la ingesta de nutrientes de su dieta. Gastamos tiempo y dinero en comida, así que debemos asegurarnos de que los alimentos que consumimos son rentables.

Nueces. Se trata de un grupo de alimentos que hay que macerar y activar para aprovechar su valor nutritivo y sintetizar mejor los nutrientes de otros alimentos. Para más información, le recomendamos este artículo.

https://naturalmentemargui.wordpress.com/2016/05/05/activar-los-frutos-secos-aumentar-su-poder-nutricional

Quizás te interesa:Sorpresa: no son hidratos de carbono, ¡es coliflor!Sorpresa: no son hidratos de carbono, ¡es coliflor!

Esto se debe a que la cáscara del fruto seco contiene sustancias como el ácido fítico, que impiden que el fruto absorba algunos de sus nutrientes y los de otros alimentos. Por lo tanto, remójelas siempre en agua.

Hierro A las personas que sufren anemia siempre se les aconseja tomar hierro, a menos que se tome al mismo tiempo que vitamina C y ácido fólico. el organismo es incapaz de absorberlos y utilizarlos. Por ello, se recomienda tomar hierro junto con vitamina C y ácido fólico. La rúcula, por ejemplo, contiene estos tres nutrientes. También puedes preparar un zumo verde con kiwi (vitamina C), espinacas (hierro) y rúcula (ácido fólico). Por cierto, fumar provoca carencia de vitamina C, por lo que es necesario aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina C (brócoli, perejil, pomelo, kiwi...).

Vitaminas. No hace mucho, se decía a la gente que tomara pastillas que contuvieran esta vitamina si tenían carencias. Sin embargo, ahora se ha demostrado que esto es falso. El organismo necesita una serie de vitaminas para absorberlas y utilizarlas en el intestino. Lo ideal es ingerir las vitaminas a través de una dieta sana (por ejemplo, verduras, hortalizas de hoja verde, fruta y algas). No obstante, si su médico le recomienda una ingesta adicional, deberá tomar siempre las vitaminas en combinación.

No sobrecargar el estómago. Evita la glotonería. Si comes demasiado, sobre todo comida basura rica en grasas saturadas, azúcar y alcohol. Acabamos por no poder utilizar estos alimentos porque irritan la mucosa intestinal. Porque sufriremos una gran gastritis 'cagalera', todos lo entendemos, apenas absorberemos nada.

Alimentos que favorecen las vellosidades intestinales

Hay muchos alimentos que son buenos para nuestros intestinos, pero aquí recomendamos especialmente tomarlos en forma de zumo verde. Aloe vera, papaya, calabaza, perejil, cilantro, orégano, cúrcuma, rúcula, manzanas, cebolletas, apio, mijo, zanahorias, prebióticos - probióticos, pipas de girasol, etc.

¿Hemos transmitido la importancia de la absorción intestinal? Esperamos que este artículo le recuerde la cita hipocrática "Somos lo que ingerimos" cada vez que la oiga.

Disfruta comentando, compartiendo y publicando.

.wordads-ad-wrapper{.
Mostrar:ninguno.
Fuente: normal 11px Arial, sans-serif;
espaciado de texto: 1px;
Decoración del texto: ninguna;
anchura: 100%.
Margen: 25px auto;
relleno: 0;
}
.wordads-ad-title{.
Margen inferior: 5px;
}
.wordads-ad-controls {
margin-top: 5px; }
text-align: right;
}
.wordads-ad-controls span {.
cursor: pointer; text-align: right; }
}
.wordads-ad {
anchura: fit-content;
margen: 0 auto;
}
sas.cmd.push(function() {)
sas.render("sas_110354");
});
window._stq = window._stq || [];
window._stq.push( [
extra".
{
x_wordads_smart: 'render_sas_110354',
},
] );

A menudo se dice que la gente come lo que come. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Una forma mejor de decirlo es que somos lo que ingerimos. Y cuando se trata de biodisponibilidad, el hierro es un asunto delicado.

Se pueden consumir alimentos ricos en hierro, como verduras, garbanzos y filete de ternera, pero otra cosa es que se pueda absorber y utilizar el 100% del hierro.

En este caso, hablamos de la biodisponibilidad del hierro. Este concepto se refiere a la cantidad de micronutrientes que absorbemos y metabolizamos para diversas funciones del organismo.

Interacciones entre el hierro hemo y no hemo

Somos lo que absorbemos, no lo que comemos

Antes de llegar a la cuestión principal: ¿Qué porcentaje del hierro alimentario se asimila, si no todo?

La absorción depende de la proporción de hierro hemo y no hemo en la dieta y de cómo interactúa con otros componentes", explica Andrew Farran-Codina, miembro de la Academia Española de Nutrición.

El hierro es poco soluble en agua, por lo que se absorbe lentamente. Esto significa que en una dieta sana, el porcentaje de hierro absorbido en los alimentos puede variar entre el 5 y el 18% de la cantidad total de hierro ingerida."

También hay que tener en cuenta que el hierro hemo y el hierro no hemo no se absorben de la misma manera. El primero tiene una tasa de asimilación más alta.

Por ello, para mejorar la absorción del hierro no hemo, los expertos recomiendan "remojar todos los cereales integrales, legumbres y semillas antes de consumirlos para reducir la presencia en ellos de sustancias interferentes (principalmente fitatos y polifenoles)".

Por otro lado, se recomienda aumentar la presencia de sustancias que aumenten la solubilidad del hierro (como la vitamina C y el ácido cítrico de las frutas frescas, las verduras crudas y las proteínas animales, por citar algunas).

Esto significa "comer carne (ya que contiene hierro hemo y aporta proteínas que mejoran la biodisponibilidad del hierro no hemo) en cantidades suficientes, evitar los alimentos ricos en polifenoles (café, té) en las comidas principales e intentar consumir siempre alimentos ricos en vitamina C (frutas y verduras crudas)".

Por último, las bebidas gaseosas como los refrescos de cola "no se recomiendan durante las comidas, ya que contienen cafeína que interfiere en la absorción del hierro".

Cabe señalar que la dieta vegetariana sólo contiene hierro no hemo. Por ello, sus adeptos deben "intentar comer verduras de hoja verde oscura como el hierro (legumbres, espinacas, col rizada, frutos secos, cereales integrales remojados y semillas), frutas y verduras crudas con una comida, y evitar el café o el té, también con una comida", aconseja un profesor del Departamento de Nutrición, Bromatología y Gastronomía de la Universidad de Barcelona. debe ser.

Atención al calcio

Para aumentar la biodisponibilidad del hierro no hemo, hay que prestar atención a otro micronutriente además de una dieta rica en proteínas animales y vitamina C. Sin embargo, la razón es la contraria: la absorción del hierro hemo y no hemo se ve dificultada por sus propiedades.

Es calcio. Este efecto sólo es cuantitativamente significativo cuando se ingieren grandes cantidades de calcio en la dieta. Por ejemplo, cuando se toman suplementos de calcio después de comer o cenar. Por lo tanto, es mejor tomarlo en ayunas o entre comidas, o en pequeñas cantidades, por ejemplo, en tentempiés o comidas en las que la ingesta de hierro es baja."

En cualquier caso, el catedrático advierte de que "no es recomendable tomar suplementos de calcio de forma continuada sin prescripción médica".

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Somos lo que absorbemos, no lo que comemos puedes visitar la categoría Alimentacion saludable.

Resumen

Alejandro

¡Hola! Soy Alejandro creador y editor de eldespachoclandestino.com. Si estáis aquí es porque como yo, sois amantes de la buena cocina y la vida saludable. Quédate conmigo y aprendes sobre este apasionante mundo.

Mas artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad